¿Qué es el Diezmo en la Torá?

Pregunta: He escuchado que la separación del diezmo, o como ustedes le llaman, el pago del Ma’aser (מַעֲשֵׂר – “diezmo”), es la condición sine qua non del avance espiritual. ¿Cómo pagarlo?, ¿debo o no hacerlo? y ¿de dónde, si yo no trabajo y a mi marido no le puedo pedir?

Respuesta: Sobre el ma’aser hay siempre muchas preguntas. Porque la persona no tiene inconveninente en despilfarrar más del 10 % de los ingresos, pero en placeres palpables antes que en lo espiritual, que es una sensación percibida en la propiedad de otorgamiento, posteriormente al cruce del Majsóm. El Ma’aser es obligatorio porque esta parte del alma (Máljut ) nadie la puede corregir. El resto sí, pero no Máljut. Todos los cabalistas en todos los tiempos recaudaban el Ma’aser procedente de cualquier tipo de ingresos de sus alumnos (el diezmo). Igualmente lo hacía el Rabash, mi maestro. Quien desea pertenecer al grupo mundial y recibir de él apoyo espiritual, está obligado a participar en esta, nuestra aportación común para la difusión de la Cabalá en el mundo.

El Ma’aser se recaudaba desde los tiempos de Abraham hasta la destrucción del segundo Templo, por parte de todos los habitantes del pueblo de Israel, porque en ese entonces todos estaban en el nivel espiritual. En nuestros días, a diferencia de los tiempos del Templo, la separación del diezmo ocurre de manera completamente voluntaria. Nadie (¡excepto el estado!) fiscaliza sus ingresos.

El diezmo (Ma’aser) en la Torá: Décima parte de la cosecha y del ganado, que se descuenta en calidad de voto religioso especial (Levítico, capítulo 27, versículos 30-32; Números, capítulo 18, versículos 21-24; Deuteronomio, capítulo 14, versículos 22-29; capítulo 26, versículos 12-15).
Conforme a la Biblia, a la imposición del diezmo estaban sujetos el grano, los frutos, el vino, el aceite y asimismo, el ganado grande y el pequeño. Un impuesto necesario para el mantenimiento del Templo y sus servidores. El pago del diezmo era obligación de cada uno, incluidos el personal del Templo y los recaudadores mismos del diezmo. Véase más detalladamente en las decisiones de Halaja (הֲלָכָה – ley hebrea religiosa) y Trumot u-ma’asrot (תְּרוּמוֹת וּמַעַשְׂרוֹת – “donaciones y diezmos”).

Existen solamente tres diezmos: Para Dios, para el pueblo y para el estado (los impuestos). Por esta razón, los impuestos no liberan del diezmo, y los diezmos no liberan de los impuestos.

El Templo era el lugar de ofrenda del diezmo por parte de cada habitante del país tres veces al año. El diezmo se lo destinaba al Templo, a la enseñanza al pueblo por parte de los levitas (enseñaban en las casas y sinagogas), y para el sueldo de éstos, los maestros del pueblo.

El diezmo es la gratitud a Dios por su bendición. Por eso cualquier ingreso (regalo, herencia) está sujeto a ser diezmado. Cada persona debe pagar el diezmo de sus ingresos. Si no tiene ingresos, paga el diezmo de aquellos medios, que recibe para sus gastos.

Por definición, el diezmo es la décima parte de todo beneficio. Deberá ser separado y se calculará de la suma de ingresos antes del descuento de los impuestos estatales y otros. El empresario privado paga el diezmo de cualquier ganancia líquida (en cualquier tipo del dinero, mercancías, servicios).

En cuanto a nosotros: El diezmo se destina para la difusión de la Cabalá, es decir, para la corrección del mundo. El diezmo se entregaba solamente en el Templo; por esta razón, también hoy es entregado por todos los miembros de la organización internacional Bnei Baruch directamente al centro de BB, y desde ahí es distribuido centralizadamente, de manera planificada.

En la práctica, se tiene que pensar en el diezmo frecuentemente, cómo calcularlo, etc. Esto hace volver a la persona hacia el Creador, hacia las dudas sobre su camino, hacia la lucha interna contra el egoísmo, de la que justamente depende su avance espiritual. Es simplemente asombroso cuanto cuesta separarse del diezmo para el avance espiritual; ¡es más fácil perderlo! Precisamente porque este va destinado a la corrección.

Material relacionado:

Diseminar la sabiduría de la cabalá corregirá tu yo

¿Qué es el alma?

Un comentario

  1. Hola. Yo no soy judío, soy cristiano ,no católico, pero leo mucho a diario la biblia. ¿Es aplicable el diesmo para mi? gracias por su ayuda.

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta