Con el tiempo, todo se reunirá en paz y corrección

Recibí una pregunta: He estado buscando en el Internet críticas hacia su persona. No me he podido retener porque constantemente tengo dudas, entonces busco las posturas críticas para verificar si me encuentro en el camino correcto o no. He encontrado que muchas personas lo acusan de no decir a sus estudiantes que cumplan con los mandamientos. Esto me queda claro: ha dado usted respuesta a esta pregunta unas cien veces.

Lo más curioso es que muchas personas lo acusan justamente de lo contrario – forzar a sus estudiante en Bnei Baruch a cumplir con los mandamientos. He leído historias contando que despidió a alguien del grupo porque hablaban por teléfono en sábado y cosas por el estilo. (He notado que no escribe en el blog los sábados). ¿Es verdad que sus estudiantes en Bnei Baruch tienen que cumplir con los mandamientos? En caso afirmativo, ¿por qué entonces le dice a la demás gente que no tiene que cumplirlos si no es su costumbre? Y si es falso, ¿entonces las personas que hablaron sobre esto sencillamente lo inventaron?

Mi respuesta: Cualquiera que me investigue me va a amar o a odiar. Las personas que tienen un punto en el corazón están felices de descubrir la Cabalá y ven en mí a un Rav (que en hebreo quiere decir “grande”). Si no tienen el punto en el corazón, entonces no me entienden.

Yo enseño la Cabalá auténtica y recibí el conocimiento del estudio personal con Rabash. Nadie más recibió este conocimiento. Y es un hecho conocido que fui el único estudiante de Rabash. Yo enseño basándome en mi logro personal del Mundo Superior y del Creador. Mis opositores me pueden acusar de lo que quieran, pero no pueden decir que no entiendo el tema. En este aspecto, hasta ahora no he encontrado a alguien igual a mí. Deje que escuchen mis lecciones y se van convencer de lo que digo.

Generalmente, todo se resume a la pregunta, “¿Laitman, está en favor o en contra de los mandamientos?” ¡Pero esto nada tiene que ver con la Cabalá! (Vea el artículo de Baal HaSulam, La esencia de la religión y su propósito). Laitman está a favor de todas las tradiciones culturales de su gente y cree que lo mejor es que las sigan. Sin embargo, no se puede forzar a nadie a hacerlo. Laitman también cree que cada persona en el mundo puede observar las tradiciones de su pueblo si lo desea. Baal HaSulam escribe que una persona puede conservar su religión mientras estudia Cabalá y se une al Creador, pues las religiones no son sino marcos para la corporalidad, tradiciones nacionales y no tienen relación alguna con el Creador y la espiritualidad, el Mundo Superior. La religión tomó prestadas estas nociones de la Cabalá.

La Torá y la Cabalá se resumen en el cumplimiento de la condición, “Ama a tu prójimo como a ti mismo”. Este es el Mandamiento principal, general e incluyente de la Torá, la ley del universo, pues es el atributo del Creador. La Cabalá invoca la Luz Superior de la corrección para una persona, que le otorga el atributo de “ama a tu prójimo”. La religión, por otro lado, no lo hace; por lo tanto, en lugar de corregir al hombre (que es lo que el Creador pide), le dice que estudie y observe rituales corporales y las limitaciones.

En el centro de Bnei Baruch, en donde trescientos hombres estudian conmigo regularmente, nos apegamos al estatuto tradicional de los cabalistas: cumplimiento de los principales preceptos (Usar una casquete en la cabeza, guardar Shabbat, observar Kashrut, casarse bajo una Huppah, etc.). No permitimos el alcoholismo o las drogas (ni siquiera si alguien quiere fumar alguna droga en privado). Pedimos asistencia diaria a las lecciones, participación en la unificación del grupo, responsabilidades de difusión y otras cosas. Y nunca he ocultado nada de esto; ejemplo, yo siempre llevo un casquete.

Todo el problema de mis críticos es que todavía no se han desarrollado, es decir, el punto en el corazón aún no surge en ellos. Ya lo entenderán cuando esto ocurra. Es imposible estudiar la espiritualidad a través del razonamiento, sino únicamente a través el deseo que ha madurado y se encuentra listo. Mis críticos no critican el contenido real, los temas de los que habla la Cabalá, sino más bien eligen algo “alrededor de”, los aspectos externos, aquello de lo que se pueden agarrar con el fin de arrebatar algo para su egoísmo, como Klipa. Es su alimento, porque no tienen nada con que nutrirse: se encuentran vacíos. Yo comprendo su naturaleza y estoy dispuesto a tolerarlos y perdonarlos. El tiempo pasa y favorece la revelación de la Cabalá auténtica. Con el tiempo todo va a reunirse en paz y corrección.

Material Relacionado:

Esencia y objetivo de la religión

Un comentario

  1. YO NO LO BUSQUE A MI RAV,EL VINO INSPERADAMENTE,A MI ENCUENTRO Y ESTOY TODOS LOS DIAS (SABADOS NO) JUNTO A RAV,,MAS DE 10 AÑOS ESTUDIANDO ES MI PRINCIPAL TAREA DIARIA Y SIGUO ADMIRADA PUES APRENDO LA CORRECCION SIEMPRE-

    BS.AS.ARGEBTINA 15-07,-2015

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta