Conectados por medio de los Mundos

Recibí tres preguntas sobre Rabash.
Pregunta:
Rabash escribió que los estudiantes de Baal HaSulam cayeron del nivel espiritual que tenían después del fallecimiento de Baal HaSulam porque ya no tenían quien los apoyara. ¿Ellos no lo notaron? Y lo más importante: ¿Cómo se protege un cabalista contra esto, en qué se apoya? Baal HaSulam no tenía un Rav y tampoco Rabash y ahora usted tampoco tiene un Rav. ¿Cómo se protege usted de los descensos y los errores?

Mi respuesta:
Como lo hicieron ellos, ¡conectándome directa y claramente con ellos! Alguien que ha alcanzado el plan del Creador continúa avanzando. Quien se da cuenta que esto es necesario y siente la responsabilidad, no abandona el camino.

Todos experimentamos descensos y ascensos hasta llegar al final de todos los niveles. Sin embargo, los principiantes caen en su egoísmo y no pueden ya “ni mover un dedo” por sí mismos, mientras que los estudiantes avanzados lo experimentan de otra manera. Por lo tanto, debemos enfocar todas nuestras energías en sobrepasar la primera parte del camino.

Pregunta: ¿Qué hace usted cuando se le acaban las respuestas? Si Rabash estuviera con nosotros todavía, entonces usted estaría estudiando con él y haciéndole preguntas. ¿Pero, que hace cuando usted mismo tiene preguntas? ¿Hay preguntas a las que no les ha encontrado la respuesta aún?

Mi respuesta: Si tengo preguntas, se las hago a Rabash. No es misticismo, sino la realidad. Soy su estudiante porque alcancé una conexión con él, no una conexión física, sino una conexión interna por medio de la equivalencia de forma. Por tanto, cuando tengo preguntas me vuelvo hacia su imagen, a una mayor equivalencia de forma con él, o dicho de otra manera, a “su imagen dentro de mí”, y así es como encuentro las respuestas a mis preguntas: de la misma manera que el grado inferior aprende y recibe del grado superior.

Es porque el inferior siente al Superior. Uno siempre se siente a sí mismo y lo siente únicamente en su interior. Rabash sigue siendo el Partzuf Superior para mí y yo tengo una conexión con él. De otra forma, no diría que soy su estudiante.

Pregunta: Querido Rav Laitman, ¿Quién lo autorizó a diseminar la sabiduría de la Cabalá?

Mi respuesta: Mi maestro Rav Baruch Ashlag (Rabash), el hijo mayor de Baal HaSulam. Yo escribí mis tres primeros libros cuando estaba a su lado. Yo fui su secretario, asistente y estudiante durante doce años. Lo más importante en Cabalá es de quién aprendemos. Además “aprender” significa ser realmente un estudiante de su maestro y estar conectado a él en todo. Lea, Un discurso para celebrar la conclusión del Zohar, por Baal HaSulam.
Cuando mi maestro falleció, continué nuestro trabajo en común en este mundo. Rabash fue el único cabalista de la generación anterior y yo soy su estudiante. Creo que mis lecciones, libros y todo lo que hago es un claro indicio de esto. Únicamente enseño la obra de Baal HaSulam y Rabash.

Por cierto, ¿ha hecho usted esta pregunta a las otras personas que enseñan Cabalá hoy en día?

Material relacionado:

Hay muchos caminos que llevan al Creador

Con el tiempo todo se reunirá en paz y corrección

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: