Una persona acaudalada es rica en el conocimiento del Creador

Recibí unas preguntas sobre percepción, montañas y personas pobres.
Pregunta
: ¿Los animales y la naturaleza sienten su “yo”? ¿Perciben una realidad diferente a la nuestra, o perciben una realidad limitada como nosotros?

Mi respuesta: Ellos viven, pero no sienten que están vivos. No tienen la percepción de su “yo” y que es “su vida”. Tampoco sienten envidia de los demás, sólo se preocupan por su supervivencia.

Pregunta: ¿Si existimos en una realidad imaginaria que creamos en nuestra consciencia, entonces, hacia dónde nos dirigimos realmente?

Mi respuesta: Al ir descubriendo gradualmente que nuestra realidad está distorsionada, sin saberlo nos preparamos para alcanzar la verdadera realidad. La ciencia está descubriendo que la materia y las ondas son lo mismo. Al estudiar nuestras percepciones, hemos descubierto que lo sólido puede convertirse en líquido y el líquido puede convertirse en gas, una sustancia que es imperceptible a nuestros sentidos. Pero entonces el gas imperceptible vuelve a ser líquido y sólido. Por ejemplo, un pedazo de hielo se derrite, se evapora para luego condensarse en agua y convertirse en hielo sólido.

La realidad es subjetiva y depende de nuestros sentidos. La creamos en nuestro interior. Todo desarrollo se enfoca a llevarnos al verdadero estado. “No hay nadie más aparte de Él.”

Pregunta: ¿Qué son las montañas desde el punto de vista de la Cabalá, por ejemplo el Monte Miron o el Monte Sinaí?

Mi respuesta: Una montaña es una masa de egoísmo, pues la tierra es deseo (Aretz significa tierra y viene de la palabra Ratzon, deseo). Una montaña es un deseo prominente. Al escalar a la cima de la montaña, al elevarse por encima del egoísmo propio hacia el Creador, a la equivalencia con el Creador, uno lo alcanza.

Pregunta: La Biblia con frecuencia habla sobre los pobres. ¿Qué es una “persona pobre” en la espiritualidad?

Mi respuesta: En Cabalá (la Torá) una persona pobre es alguien que no tiene conocimiento del Creador (Ani be Daat). El conocimiento del universo y alcanzar al Creador (la única fuerza en la existencia, la fuente de todo y la que gobierna todo), es lo mismo. Una persona acaudalada en Cabalá (la Torá) es rica en conocimientos (del Creador).

Material relacionado:

No hay nadie más aparte de El

Fundamentos de la naturaleza-Ley de equivalencia

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta