El Libro del Zohar – Capítulo, “El Quinto Mandamiento”

El Libro del ZoharCapítulo, “El Quinto Mandamiento” (Abreviado)

215.  El Quinto Mandamiento.  Está escrito, “DEJAD QUE LAS AGUAS BULLAN CON PROFUSION DE CRIATURAS VIVIENTES.”   Este versículo contiene tres Mandamientos.  El primero es estudiar la Torá (como está escrito,  “Yo he creado el egoísmo y la Torá para su corrección”, lo cual se logra sólo por medio del estudio de la Cabalá, que atrae Or Makif, la Luz Circundante), el segundo es procrear y multiplicar (espiritualmente, esto es, desarrollar el punto en el corazón a su capacidad total, el alma), y el tercero es la ablación del prepucio en el octavo día (efectuar las correcciones bajo la condición de otorgamiento total, separando de uno mismo el trabajo en los deseos que son imposibles de corregir: “Lev haEven“, el corazón de piedra, Zivug en la Sefira Yesod y no en Maljut).  Y es indispensable estudiar la Torá todos los días, y en todo momento, para corregir el alma y el espíritu (buscar dentro de uno mismo al Creador y dialogar con Él en todos los minutos de nuestras vidas).

216.  Porque el hombre labora en el estudio de la Torá,  él corrige la otra alma sagrada, como está escrito, PROFUSION DE CRIATURAS VIVIENTES, refiriéndose al alma sagrada que da la vida, Maljut.  Pues cuando el hombre no estudia la Torá (el método de corrección), le falta el alma sagrada (el amor y el otorgamiento)  y la (atributo de) santidad que desciende desde Arriba (del Creador).  Sin embargo, cuando estudia la Torá,  se hace merecedor de su Luz (corrección y llenado), igual que los ángeles sagrados (él merece equivalencia total al Creador,  igual que los ángeles, la única diferencia es que ellos son criaturas mecánicas, mientras que el hombre alcanza la equivalencia conscientemente, con su deseo y esfuerzos).

217.  Está escrito,  “Ángeles del Creador (personas que han alcanzado el nivel del Creador Mismo y que por consiguiente se les llama “ángeles”) lo bendecirán a Él.”   Esto se refiere a quienes estudian la Torá (se corrigen a sí mismos), puesto que a ellos se les llama Sus ángeles en la tierra (aquellos que han corregido su deseo, mientras que por sí mismos los ángeles son atributos de Bina, el Creador, otorgamiento).  También está escrito, AVES  REVOLOTEANDO SOBRE LA TIERRA”. Se refiere a este mundo.  No obstante, en el mundo por venir, como se ha dicho, el Creador les hará (a aquellos que se corrijan a sí mismos) alas como las de un águila para que puedan volar (con sus deseos corregidos de amor y otorgamiento) por todo el mundo (por su egoísmo completo).

218.  Está escrito a este respecto, DEJAD QUE LAS AVES REVOLOTEEN SOBRE LA TIERRA, pues la Torá llamada “LAS AGUAS”  (el atributo de Bina, amor y otorgamiento) van a BULLIR CON PROFUSION DE CRIATURAS VIVIENTES (estarán llenas con las almas corregidas de las personas) desde su lugar de vida (los deseos que sienten su falta de corrección), llamado Maljut (todos los deseos creados) y todos van a descender (las intenciones ‘para beneficio propio’ desaparecerán y únicamente las intenciones puras, ‘para beneficio de los demás’, van a permanecer).  A esto se refería el Rey David cuando dijo,  “EL CREADOR CREO EN MI UN CORAZON PURO” para estudiar la Torá (el Yo corregido) y  “UN ESPIRITU SAGRADO (de amor y otorgamiento) FUE RENOVADO DENTRO DE MI (lo que conforma el Pensamiento de la Creación, ahora se convirtió en mi aspiración consciente para llenarme).”

Material Relacionado:

Historia de la Cabalá y el Zohar

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: