Sexo espiritual

Recibí una pregunta: Originalmente Adán tenía una sola mujer, Eva. ¿Regresaremos a la monogamia cuando estemos corregidos? ¿O, esto ya no será importante cuando estemos corregidos?

Mi respuesta: La unión sexual en nuestro mundo viene de la unión espiritual entre la Luz Superior y el alma, que llamamos “Zivug de Hakaa” mediante una pantalla. En esta unión espiritual entre el alma y el Creador (el Kli y la Luz), el Creador o la Luz es la parte masculina que otorga y el alma, o Kli, es la parte femenina que recibe. En el proceso de corrección, el alma (Kli) adquiere la propiedad de otorgamiento, y entonces está lista para aceptar la Luz con el fin de satisfacer el deseo del Creador (de la Luz) “de otorgar”.

El proceso de unión (fusión, Zivug – cópula espiritual) ocurre en los deseos comunes “de llenar al otro con placer”, de sentir placer sólo en la medida en que se le dará placer a la pareja. Por lo tanto, lo que sucede es una comparación constante de deseos comunes e intenciones (en el  del Partzuf, antes de la recepción dentro de Toj), lo que se expresa en nuestra fisiología como los movimientos en la relación sexual, que preceden al flujo de la Luz de Jojmá (Or Pnimi, semen) dentro del alma (en el Kli, desde el Rosh adentro de Toj del Partzuf).

Estos movimientos alternados, progresivos y mutuos tienen como objeto crear un deseo completo en cada pareja espiritual, mediante la interrupción y reanudación del contacto. Esto crea la posibilidad de placer sano: cuando se alcanza este nivel, la Luz pasa de Peh de Toj, el placer entra en el deseo, como está escrito en la Torá: “Como una flecha que da en el blanco deseado, en el momento deseado, en la mujer deseada y en el lugar deseado.”

Por lo tanto, cuando nuestra alma alcanza la corrección, visualizamos el sexo como la expresión fisiológica de la conexión espiritual. Y si no hay una conexión espiritual, entonces no existe incentivo o razón para la conexión corporal.

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta