El Libro del Zohar – Capítulo “El catorceavo Mandamiento”

El Libro del Zohar – Capítulo “El catorceavo Mandamiento (Abreviado)

247. El catorceavo Mandamiento es observar el Shabat, que es un día de descanso de todas las acciones de la creación. Existen dos Mandamientos en este mandamiento: observar el día de Shabat y adornar su santidad, es decir, recibir Or Jojmá, llamado “santidad”, y observar Shabat como un día de descanso para todos los mundos, en donde todas las acciones se multiplican y realizan aún antes que este día sea santificado.

Shabat es un estado de los mundos espirituales en donde la Luz desciende desde Arriba eleva a ZA a AA, Nukva a AVI, los Mundos de BYA a YESHSUT, y ZON del Mundo de Atzilut. Como resultado, el NRN del hombre (quien sea que lo tenga, quien esté presente en la espiritualidad de los mundos de BYA) también asciende a Atzilut con los mundos de BYA y ahí recibe Or Jaya.

248. Porque ese día fue santificado, la creación de espíritus sin cuerpos iba a completarse. El pregunta, “¿El Creador no podía retrazar la santificación de ese día hasta que los cuerpos de esos espíritus fueran creados?” Y él responde, “El Árbol del Conocimiento del Bien y el Mal contenía un lado malo que quería gobernar al mundo. Y muchos espíritus se separaron y fueron por delante, armados, para revestirse en los cuerpos de este mundo.

249. Sin embargo, el Creador lo vio, y levantó un viento de dentro del Árbol de la Vida, ZA y golpeó al otro Árbol, Maljut. Y el otro buen lado despertó y el día fue santificado. Pues la creación de los cuerpos y el despertar de los espíritus en la noche de Shabat se originan del buen lado y no del malo.

250. Y si se hubiera apresurado en esa noche para adelantar al otro lado, antes que el buen lado saliera adelante, no hubiera podido resistirlo ni por un instante. Pero, el Creador proporcionó el remedio por adelantado. Y Él santificó el día de antemano. Y Él aconsejó aparecer antes que el otro lado. Y el mundo existe. Y que el lado opuesto haya pensado en gobernar en el mundo, esto es, a despecho de eso, el buen lado fue creado y fortalecido esa noche. Y los buenos, santos cuerpos y espíritus fueron creados esa noche del lado bueno. Por lo tanto, el deleite de los sabios que conocen estos lapsos de Shabat a Shabat.

251. Sin embargo, cuando el otro (impuro) lado vio que lo que había planeado hacer ya lo había hecho el lado santificado, empezó a verificar sus propias fuerzas y atributos y vio a aquellos que hacen un Zivug desnudos y a la luz de la vela. Por lo tanto, todos los hijos nacidos de ese Zivug están esclavizados por el espíritu del otro lado. Y todos esos espíritus desnudos de los malvados son llamados “perjudiciales” y los gobierna y los mata Lilit.

Y puesto que el día fue santificado y la santidad gobierna en el mundo, el otro lado se disminuye y se esconde en cada día de Shabat y en cada noche de Shabat. Con la excepción de Asimon y su grupo que caminan en secreto a la luz de la vela para observar el Zivug desnudo. Y después se esconden en una cueva, llamada Tehom Raba (el gran abismo). Y tan pronto como finaliza el Shabat, muchas huestes vuelan y merodean en el mundo. Como resultado todo se corrige por la canción de los sufrientes, “Aquel que mora en el ocultamiento”, para prevenir que la impureza gobierne a la santidad.

253. ¿Qué lugares visitan en la noche al finalizar el Shabat? Cuando salen apresurados y desean gobernar a la nación santa, la ven de pie rezando y cantando esta canción, “Aquel que se sienta a la sombra (ocultamiento) del Excelso”, primero separando Shabbat de los días de la semana en su plegaria y después sobre una copa de vino, estas fuerzas huyen de allí y vuelan al desierto. Que el Misericordioso nos salve de ellos y del lado malo.

254. Los tres que causan maldad en ellos mismos: 1) el que se maldice a sí mismo; b) el que tira pan o migajas de pan más grandes que un aceituna; c) el que prende la vela al final de Shabat antes que Israel alcance la santidad en la plegaria, “Y Tu eres Santo”. Y la luz de esa vela enciende el fuego del infierno.

255. Existe un lugar en el infierno (la sensación de los deseos no corregidos, vergüenza ante el Creador) para aquellos que transgreden el Shabat (el ascenso hacia la corrección total). Y como ellos (aquellos que sienten que son malvados) son castigados en el infierno (separación del Creador), ellos maldicen a quien prende la vela antes de tiempo y le dicen, “Mira, el Creador te lanzarán lejos con fuerza y Él te tomará firmemente. Él te va a lanzar violentamente como a una pelota en una tierra extensa; ahí morirás (ahí te vas a corregir contra tu voluntad)”.

256. Pues él no debería prender la vela al fin del Shabat antes que Israel separe el Shabat de los días de la semana en sus plegarias y sobre una copa de vino, pues hasta ese momento todavía es Shabat, y la santidad de Shabat todavía gobierna en nosotros. Y durante la separación por medio de la bendición sobre una copa, todas esas huestes y legiones que los gobernantes nombraron para gobernar a los días de la semana regresan cada uno a su lugar y vuelven al trabajo del que son responsables.

257. Tan pronto como Shabat empieza y el día es santificado, la santidad despierta y gobierna en el mundo; el poder de los días de la semana desaparece y regresa sólo cuando Shabat termina. Sin embargo, aunque el Shabbat haya terminado, otras fuerzas no recuperan su poder hasta que Israel dice su plegaria, “Aquel que separa la santidad de los días de la semana”. Sólo entonces desaparece la santidad y las legiones que gobiernan los días de la semana despiertan y regresan a sus lugares, cada uno al puesto que fue nombrado.

258. Sin embargo, las fuerzas impuras no asumen el control hasta que la flama de la vela se prende, pues todos ellos vienen de la raíz (elemento) de fuego, desde el que todo se origina y ellos descienden para gobernar en el mundo inferior. Todo esto ocurre si uno prende la vela antes de que Israel haya terminado la bendición en una plegaria.

259. Sin embargo, si él espera hasta que se complete la bendición, los malvados en el infierno justifican la justicia del Creador sobre ellos, y llevan sobre él todas las bendiciones que recita la congregación, “Por lo tanto, el Creador te da el rocío del Cielo”, “Bendito seas en tu ciudad”, y “Bendito seas en el campo”.

260. “Bendito sea el que considera a los pobres (quien ha comprendido la futilidad de intentar corregirse a sí mismo por su cuenta); El Creador lo va a librar en el día del desastre”. ¿Qué quieren decir las palabras, “en el día del desastre”? Se refiere al día en que la maldad gana poder y quiere arrebatarle a él su alma. La palabra “pobre” alude a alguien muy enfermo. “el que considera” se refiere a alguien que se da cuenta que necesita curarse de las transgresiones frente al Creador. Otra explicación en todo esto es el Día del Juicio en el mundo. “El que considera” significa aquel que conoce cómo salvarse de ello, como está escrito, “El Creador lo va a librar en el día del desastre”, lo que quiere decir que en ese día cuando el juicio contra el hombre domine al mundo, el Creador lo va a librar.

Material relacionado:

Un discurso por el comentario del Zohar

Un discurso por el comentario del Zohar

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta