entradas en '' categoría

Un nuevo estudio revela que el cerebro se desarrolla durante los estados de caos

rav-arvutEn las noticias (de la Universidad de Cambridge): El cerebro humano vive “al borde del caos”, en un punto crítico de transición entre el azar y el orden. Puede estar operando en un estado crítico de auto-organización: el cerebro consigue espontáneamente organizarse en un determinado punto que bordea el caos entre el orden y el azar. Este punto, en el filo del caos, permite a las neuronas desplazarse rápidamente entre diferentes estados, lo que hace posible alterar el comportamiento según fuera necesario, permitiendo a los seres humanos responder ágilmente al ambiente que los rodea.

Debido a estas características de auto organización bajo circunstancias críticas, resulta intuitivamente atractivo como modelo de las funciones cerebrales, tales como la percepción y la acción, ya que nos permitiría cambiar rápidamente los estados mentales con el propósito de responder a las variables condiciones del ambiente.

Mi comentario: Cuando una persona está en el camino espiritual, estos estados son particularmente vívidos; constantemente, el individuo pasa del caos, la confusión y la incertidumbre hacia la claridad y la confianza.

En hebreo, la palabra para atardecer –Erev- se origina del verbo Learvev, mezclar. Por consiguiente, cuando alguien está en el estado que llamamos “atardecer”, la claridad que uno experimentaba anteriormente se convierte en incertidumbre, confusión y después en una falta total de entendimiento, es el estado llamado “noche”. Este es exactamente el estado en que la persona se prepara internamente para nuevas posibilidades y nuevos alcances. Es similar a cuando nuestros cuerpos físicos descansan antes de un nuevo día de trabajo.

En arameo, que es opuesto al hebreo, la palabra para “noche” es Orta, que viene de la palabra hebrea Or -Luz. Eso muestra que la “noche” es también luz, pero su luz es opuesta a la Luz del día. Por lo tanto, los estados de confusión, caos e incertidumbre son necesarios para sistematizar la información y adquirir una consciencia más profunda de ello.

Material relacionado:

Manifestaciones exteriores de experiencias espirituales contra su esencia interior
Andar a tientas en la oscuridad para encontrar el sentido espiritual
Pasar la noche y dar la bienvenida a al amanecer

Toda la humanidad está saliendo de Egipto ahora

love-is-providing-others-with-the-means-to-fulfill-their-point-in-the-heartUna pregunta que recibí: Cuando una persona está bajo la autoridad de alguien más, lucha por liberarse. Pero, cuando logra la libertad, no sabe qué hacer con ella. ¿Por qué sucede esto? ¿De dónde proviene?

Mi respuesta: Eso es precisamente lo que pasa cuando experimentamos penurias y recesos entre las etapas de trabajo arduo. Entre los períodos difíciles, todos suspiramos aliviados diciendo, “¡Gracias a Dios!” Es la naturaleza humana que nos hace sentirnos así. Así es como opera nuestro ego, ya que necesita comprender lo que está sucediendo, capa por capa.

Pero el receso entre las fases difíciles, no significa que ya hayan concluido. No tenemos más opción: tenemos que pasar por esta etapa difícil que se llama el exilio egipcio y las diez plagas de Egipto. Estos estados cambiantes van a permitirle a la humanidad empezar a comprender que tiene que implementar un nuevo programa si desea avanzar. Tiene que escapar tan rápido como le sea posible del programa anterior – el ego – y descartar totalmente su anterior estilo de existencia.

Entonces saldremos de Egipto, dejando atrás nuestros anteriores estilos de vida, incluyendo los sistemas, mediante los cuales operaban los bancos, las industrias y todos las demás estructuras. Aceptaremos un nuevo programa y lo haremos “como un solo hombre con un solo corazón”.

Esto es lo que el mundo forzosamente hará: aceptar el nuevo principio, “ama a tu prójimo como a ti mismo”, aprenderlo y descubrir cómo podemos vivir unidos cumpliéndolo.

¿Pero, cómo podemos lograrlo? Después de todo, no podemos restringir nuestros egos. Por eso es que necesitamos un método que nos permitirá crear las conexiones correctas los unos con los otros. ¡De otra forma, nos comeremos vivos, destruiremos nuestras existencias! Por consiguiente, vamos a desear la fuerza que nos permitirá unirnos. Y entonces revelaremos la Luz que Reforma, la ciencia de la Cabalá, y esta Luz nos ayudará a empezar a ascender en la espiritualidad.

Material relacionado:

La crisis actual es la primera plaga de Egipto
A través de la crisis hacia la tierra prometida
El mundo nunca volverá a ser el mismo

Existe una manera de evitar la muerte

drugs1Cuando una persona se acerca a la mitad de su existencia, empieza gradualmente a deslizarse hacia la muerte. El individuo no muere en un instante, lo mismo que tampoco se convierte en un adulto de inmediato. Su vela – el deseo egoísta que arde dentro de él – se va apagando gradualmente.

Hasta la edad de 40 a 45 años, el hombre piensa que tiene toda la vida frente a él y que podrá alcanzar satisfacción. Pero a partir de los 40 años, empieza a desilusionarse y comprende que no tiene sentido esperar que ocurran grandes cambios en su vida. Y así es como empieza a declinar.

Nuestro deseo egoísta se vuelve más sumiso, aceptando lo que tiene hasta que el deseo de avanzar desaparece totalmente. Entonces, muere. No es nuestro cuerpo que muere sino nuestro deseo de continuar, que se debilita.

¿Hay algo que podamos hacer? Muchos buscan formas de prolongar la vida. ¿Pero, por qué la gente lo desea? ¿No tenemos ya suficientes sufrimientos? ¿Queremos sufrir 140 años en lugar de 70? Lo deseamos porque le tememos más a la muerte que a perder algo en esta vida.

Sin embargo, si una persona está en una sociedad que se consagra al desarrollo espiritual, la sociedad le da la energía y el deseo de avanzar. Entonces, siempre se siente como un niño pleno de deseos. Y al lado de su egoísmo, desarrolla un nuevo deseo: otorgar. Este deseo va en constante crecimiento, resplandece y nunca se desvanece.

Este deseo creciente constantemente revitaliza a una persona, así que permanece tan activo y aplicado, como un niño, a través de todos los años de su vida. Durante los aproximadamente 70 años de su existencia, él no desaparecerá. Y además, no sentirá ninguna pérdida cuando muera su cuerpo físico, sino que lo experimentará como pasar a un grado más elevado con respecto a sus deseos, su alma.

Material relacionado:

Tenemos que revelar la magnificiencia del sistema en que nos encontramos
Si yo fuera rico todos estudiarían el otorgamiento