Nuestros deseos crean todos los milagros

bio1Recibí una pregunta: Soy un sacerdote ortodoxo y durante cerca de seis años me he interesado en la Cabalá de Bnei Baruj. Mi pregunta es: ¿Los fenómenos inexplicables de la naturaleza tienen raíces espirituales? En mi caso, hay un icono que permite que se perciba el mundo más claramente. Este fenómeno me ocurrió personalmente frente a un altar durante los servicios religiosos hace tres semanas. La fragancia de esta experiencia aún flota en el aire. Y, no fui el único que presenció este fenómeno.

Mi respuesta:
Todos los fenómenos “inexplicables” de la naturaleza tienen una explicación muy sencilla: los deseos de una persona hacen que los milagros se hagan realidad. Si el deseo es lo suficientemente fuerte, todo puede ocurrir. Lo mismo se aplica a nuestra expectativa interior respecto a un milagro, particularmente durante las prácticas religiosas, aunque quizá no estemos totalmente conscientes de estas expectativas.

La imagen del mundo está plasmada dentro de nosotros, por nosotros mismos. Es nuestro deseo que determina la imagen completa. Así pues, nada es imposible. Si una persona piensa o desea alguna cosa, significa que existe un lugar para este deseo en el mundo y es posible de alguna forma. De otra forma, el deseo o pensamiento nunca hubiera surgido en esa persona. ¡Sin embargo, lo más importante es desear aquello que es bueno!

Material relacionado:

Como podemos saber que la revelación del mundo superior no es una ilusión
Fuera de los cabalistas todo y todos son ángeles

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta