Cayendo dentro del hoyo negro del egoísmo por última vez

the-upper-lights-influence-is-of-a-higher-order-than-any-earthly-influenceRecibí una pregunta: ¿Cómo puede una persona que experimenta la crisis hoy en día entender que está frente a un momento decisivo, una oportunidad para ascender espiritualmente, en lugar de continuar deteriorándose por una crisis cada vez más profunda?

Mi Respuesta: Toda la creación consiste de Luz (deleite, la energía de otorgamiento) y la vasija (el deseo de llenarse de Luz).  La Luz desarrolla nuestro deseo egoísta hasta su estado final, donde el deseo empieza a percibir que es imposible llenarse con la Luz directamente.  La razón es que el placer cancela el deseo.  Por ejemplo, cuando uno tiene sed y bebe un vaso de agua, se sacia el placer al satisfacer este deseo de tomar agua.

La crisis actual nos indica que nuestro desarrollo egoísta ha llegado a su fin, y no podemos continuar utilizando la Luz para satisfacer nuestro egoísmo. En otras palabras, estamos descubriendo que es imposible llenar nuestro ego. Y aunque nuestro egoísmo aún nos empuja a continuar intentado satisfacerlo, la mente entiende que esto es inútil.

Sin embargo, no podemos existir sin plenitud y, por lo tanto, nos vemos obligados a  seguir las órdenes de nuestro ego, aún en contra de nuestra voluntad.  No nos entusiasma, pero la influencia de nuestro ambiente nos fuerza a ello.  Lo hacemos en contra de nuestra voluntad y en consecuencia nos sentimos miserables y deprimidos. Por eso también las personas caen presas de las drogas.

De hecho, nos lleva a una crisis en todos los aspectos de nuestra existencia.  Después de todo, nuestra vida entera se basa en utilizar la Luz para llenar el deseo egoísta.  Mientras el deseo se estaba desarrollando bajo la influencia de la Luz, aspirábamos a avanzar.  Sentíamos que estaríamos satisfechos al conseguir el siguiente deseo.  Y esta mentira nos ayudó a evolucionar.

Pero tan pronto como el deseo cesó de evolucionar de manera egoísta, descubrimos que está vacío. La Luz nos muestra que es imposible alcanzar satisfacción en esta forma. A eso es a lo que llamamos “crisis”. Así es que, no debemos ya engañarnos y en lugar de eso debemos darnos cuenta que la única manera de sentir la vida es adoptando el atributo de la Luz – la intención de otorgar y amar.

Nuestro desarrollo “terrenal” ha terminado, y como testimonio de esto, vemos que muchas fábricas han cerrado, ya que no hay necesidad de producir bienes innecesarios, excesivos. El tamaño de su yate y el número de dígitos en su cuenta bancaria ya no son más objeto de envidia.

Las personas sencillamente no encuentran ya ninguna fuente verdadera de placer en el mundo. Al final de cuentas, cualquier estrella – no importa cuán brillante sea – se opacará.  Y nosotros también nos estamos desvaneciendo, mientras caemos dentro del hoyo negro conocido como la etapa final del egoísmo.  Este egoísmo lo consume todo, no deja nada, y solamente tiene oscuridad interiormente.

La diseminación de la sabiduría de la Cabalá es lo único que nos ayudará a reconstruir nuestra naturaleza: “Y la oscuridad brillará como la Luz”.

Material relacionado:

Esta crisis es diferente que a todo lo que habiamos visto antes
La crisis es una forma de hacernos aceptar el programa de la naturaleza y el método de la corrección
Preguntas sobre faraón nuestro egoísmo avanzado
Conversación con Leonid Makarov sobre las razones de la crisis financiera

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta