No es el fin del mundo, sino el principio

ecologyRecibí una pregunta: ¿Si cada uno de nosotros alcanza el equilibrio deseado, sería posible detener los desastres naturales? Ya bastante daño le hemos causado al mundo.

Mi respuesta: Hemos destruido el mundo en gran medida y hace un buen rato que hemos traspasado el punto de donde no hay regreso. Según los cálculos, nos acercamos al fin y a gran velocidad.

Sin embargo, si alcanzamos armonía con la Naturaleza en nuestros pensamientos y deseos, será posible prevenir los desequilibrios irreversibles de la Naturaleza. Todos estos fenómenos no son provocados por nuestros yerros materiales, tales como el consumo excesivo o el agotamiento y contaminación del medio ambiente, sino por nuestras actitudes egoístas, pensamientos y deseos.

Los últimos datos científicos muestran que las tentativas del hombre por afectar el cambio en el nivel físico no han tenido mayor impacto en el ambiente. Por consiguiente, estas acciones materiales no pueden ser las responsables de los cambios que actualmente observamos en la Naturaleza. De hecho, los cambios en la naturaleza los determina el programa de la creación: llevarnos al nivel más elevado de la existencia. Y  lo alcanzaremos inevitablemente.

Podemos alcanzar el equilibrio con la Naturaleza siendo considerados unos con otros, alcanzando la “garantía mutua”. Y en la medida que alcancemos este equilibrio, también influiremos los grados inferiores de la naturaleza, el inanimado, vegetativo y el animado. En ese momento, se mitigarán todos los acontecimientos negativos. Estos problemas y alteraciones en la Naturaleza, ocurren por la falta de armonía entre la gente. Los desastes y las crisis que suceden en el mundo no son sino una expresión del desequilibrio de las fuerzas. Y es nuestra actitud egoísta que trae las consecuencias negativas en los niveles inanimado, vegetativo, animado y humano de la naturaleza.

Cuando hace erupción un volcán o se produce un tsunami, estas cosas pasan dentro de usted. Es en su interior que existe un desequilibrio en los niveles inanimado, vegetativo y animado. Por esta razón, percibe estas imágenes externas, que son el reflejo de lo que está pasando dentro de usted.

El mundo no se “acabará”. Sin embargo, podríamos alcanzar un estado que sea “casi” el fin del mundo. Este será el momento crucial y el principio de una nueva vida. La Cabalá nos ofrece un cuerpo de conocimiento y consejo para saber cómo comportarse en esta situación crítica. Nos da el método que nos permite alcanzar la existencia perfecta rápido y fácilmente.

Material relacionado:

Los desastres y las enfermedades llegaran a su fin cuando la humanidad se una por encima del egoísmo

Sitios web para otros

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta