entradas en '' categoría

Los juegos ayudan a formar en los niños una futura condición correcta y deseada

Recibí una pregunta: ¿Cuál es su opinión respecto al empleo de video juegos para enseñar y educar a los niños?

Mi respuesta: Considero que el empleo de los juegos para educar a una persona es algo positivo, y el único método de crecimiento. Tanto niños como adultos aprenden únicamente del juego, de la simulación de la futura condición correcta y deseada. Hasta los reinos vegetal y animal se desarrollan de esta manera, formando en ellos el estado futuro según una serie de ejemplos.

Los juegos son un asunto serio pues moldean el futuro del hombre. El niño aprende de los juegos; lo atrae el deseo de saber, de participar, de romper y volver a armar. Un niño ve la oportunidad de aprender sobre el mundo en cada segundo de su vida. Estamos equivocados al llamar a esta actividad un juego ya que el niño ve en estas acciones una ocasión de aprender sobre sí mismo y el mundo. Los adultos son los que pierden el tiempo, los niños no.

Por eso nuestra tarea es utilizar todos los métodos modernos disponibles para desarrollar aquellos juegos que sean útiles. Invitamos a todos a tomar parte en la realización de este método de educación.

Cualquiera que piense que puede desarrollar juegos, escribir libros o crear lo que sea en el plano educativo para la nueva generación debe ponerse en contacto con nosotros. Tenemos un centro precisamente dedicado a esto y nos gustaría trabajar con quien quiera participar.

Material relacionado:

Un nuevo estudio revela que los adolescentes se benefician con el internet

Este es un artículo que fue publicado en Walla.co.il un importante portal en la red israelí:


Traducción del artículo:

¿Cómo fue que el Rav Laitman se convirtió en un promotor de la Cabalá tan conocido y uno de los principales embajadores israelíes de la época moderna en el mundo?

¿Existe alguien que esté tan desquiciado como para despertar a las 3 de la mañana todos los días e ir a estudiar Cabalá? Resulta que sí hay muchísimas personas que lo están, incluyendo un buen número de celebridades israelíes que a diario se apresuran a reunirse en un salón con su maestro, Michael Laitman.

Anteriormente, Michael Laitman fue un investigador, científico, filósofo y hasta mecánico de aeronaves militares. Pero su alma inquieta nunca hallaba reposo. En los años setenta, en las afueras de Bnei Brak, en una solitaria casa de un piso, un grupo de sabios se sentaban a estudiar Cabalá. Una noche Michael Laitman entró a esa casa y solicitó unirse al estudio. Al grupo lo encabezaba el conocido cabalista, Rav Baruj Shalom Ashlag. En poco tiempo, Michael Laitman se convirtió en el asistente personal del Rav Baruch y fue digno de involucrarse de cerca en la vida diaria de un cabalista, incluyendo su vida espiritual.

Después del fallecimiento de su Rav y maestro en 1991, Michael Laitman hizo suya la misión de diseminar la Cabalá.  A partir de ese entonces, enseña la Cabalá de una manera razonable y lógica como una ciencia y una filosofía. Para las personas “comunes y corrientes” de todas partes, que viven épocas de crisis, a quienes les ha tomado años de experiencia mejorar sus principios, el mundo se está convirtiendo en un lugar muy incierto con cada día que pasa, a pesar de todos los adelantos científicos. En contraste con esta perspectiva, quienes se dedican a la sabiduría cabalista desarrollan un sentido oculto de percepción. Un cabalista es esencialmente una persona que ha descubierto el propósito de su existencia y por consiguiente tiene las respuestas a las preguntas que nadie más puede responder.

Michael Laitman realiza esfuerzos colosales para diseminar la Cabalá. Es fundador de la organización Bnei Baruj, que significa “los hijos de Baruj”, en memoria de su maestro. La organización está totalmente orientada en crear un amplio sistema educativo complejo y sustentable que ilumine con la sabiduría de la Cabalá a todo aquel que lo desee. Algunas de sus propuestas incluyen un canal de televisión, un sitio de Internet traducido a más de treinta idiomas, un gran surtido de libros y hasta una empresa productora de videos y películas.

Desde luego, Michael Laitman tiene sus críticos, que afirman que el estudio de la Cabalá debe acompañarse de un estilo de vida religioso ortodoxo, el estudio de la Torá y un rígido cumplimiento de los mandamientos. Dicen que sin estos requisitos, la Cabalá está desconectada de sus raíces sagradas y se convierte en tan sólo un método más de la nueva era. Sin embargo, Laitman no se ocupa de sus críticos y sigue adelante con su misión. Durante los últimos años, ha adquirido una notoriedad inmensa como conferencista en Estados Unidos y en Europa, ha publicado más de treinta libros y se convirtió en miembro de una organización llamada el Foro Mundial de la Sabiduría. Michael Laitman es sin duda uno de las personalidades más eminentes e inspiradoras que viven en Israel.