Enseñar bien a los niños

men20women20and20the20souls20correctionCuando las personas abandonaron la antigua ciudad de Babilonia, surgió la necesidad de una enseñanza consistente y sistemática con el propósito de educar a la nueva generación con los valores que promovieran la actitud correcta entre la gente. Esto tenía su origen en la Cabalá. Fue en este momento que nació la noción de la escuela. A los niños de ese grupo se les enseñaba a leer y escribir a la edad de tres años. Aprendían a unirse entre ellos para alcanzar la percepción del mundo espiritual. El proceso de aprendizaje tenía la estructura de discusiones: personas experimentadas compartían el conocimiento con los demás (incluyendo niños) en grupos en donde todos participaban con sus preguntas, mediante debates y discusiones.

Los antiguos griegos, que recibieron la filosofía y las ciencias naturales de la Cabalá, también adoptaron este modelo de escolaridad. Traducido del griego antiguo, la palabra “escuela” significa “descanso/recreo”, un lugar en donde las personas pasan su tiempo libre. La gente iba ahí precisamente con este propósito.

Obviamente está muy lejos de las escuelas modernas. Hoy en día a los niños se les obliga a asistir a la escuela y a recibir una educación. Sin embargo, el niño necesita sentir el deseo de estar en una atmósfera llamada escuela porque de otra forma él o ella no aprenden.

Lo más importante es que el niño se desarrollará y con la ayuda de la escuela, se moldea la persona. No es vaciando conocimiento en su cerebro, sino transformándolo, haciendo que se entienda a sí mismo, a la Naturaleza o la sociedad humana. Necesita saber lo que necesita cambiar dentro de sí mismo para alcanzar el propósito de su vida. Al transformarse comprenderá lo que ocurre en el mundo y en la Naturaleza. Para esto necesita que se le apoye a través de conversaciones interesantes.

Cuando un grupo de iguales se reúne, la edad no es un factor. El maestro no suprime o limita, permanece en el nivel común. Los niños enseñan a otros niños y la escuela como un todo se convierte en un lugar de comunicación, aprendizaje, conversaciones y asociaciones de niños dentro del cual se puede participar libremente.

La ciencia de la Cabalá enseña que el ambiente moldea a una persona. Lo que necesitamos en la escuela no son paredes, maestros o libros de texto. Necesitamos formar una sociedad en la que cada niño sienta la obligación de ser amigo de todos y apoyar a la sociedad como mejor pueda. Los atributos naturales como la envida, la competencia y la ambición ayudarán al niño a avanzar porque sería sensible a la reacción dentro de su ambiente.

Si enseñamos correctamente a una generación, ésta transmitirá su experiencia a sus hijos. Se detendrá el descenso de las generaciones y se iniciará el ascenso.

Material relacionado:

Los niños son los mejores educadores
Ofuscación escolar como ayudar en formación de un ser humano
Cabalá para niños

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta