Es necesario un cambio de valores para resucitar la profesión médica

realityEl Dr. A. Angelov de Boston, Estados Unidos (médico y miembro de Bnei Baruch) comparte sus puntos de vista de la historia de la medicina: El primer doctor de la historia de la humanidad fue una mujer. Llevada por el instinto de cuidar a su familia, encontraba los remedios para cualquier padecimiento que los mortificara. Entonces llegaron los científicos, los observadores de la naturaleza: Paracelso, Hipócrates, Avicena, y otros. Una situación los unía: el deseo de sanar.  Un doctor era evaluado por los resultados de su tratamiento.

El último siglo trajo más descubrimientos que en todos los siglos anteriores en la historia del hombre. Hemos tenido acceso a innovar la tecnología para el diagnóstico y tratamiento, y aún así el número de personas enfermas continúa creciendo y la tasa de mortalidad no está disminuyendo. La medicina está en crisis y se encuentra en la Unidad de Terapia Intensiva.

El seguro de salud es tan caro que las personas no pueden solventarlo o lo utilizan lo menos posible. Los doctores pagan cantidades enormes por el seguro de negligencia médica, los medicamentos son muy costosos y una tercera parte de los presupuestos de salud van a parar a los gastos administrativos. Los doctores no se preocupan por el paciente, sino por sus propias ganancias.

Evaluando los resultados del estado actual del tratamiento médico, ¿en dónde quedó esa  intención original de una madre cuidando de su familia?

Debemos cambiar nuestros valores y empezar a preocuparnos por todos de la misma manera que lo haríamos por nuestra familia.

Material relacionado:

¿Cómo fue que la medicina se convirtió en un negocio?
Tres sencillas maniobras para curar al sistema de salud

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta