La historia de Joe Smith y la interdependencia global

man

Joe Smith empieza su día al escuchar la alarma de su reloj (fabricado en Japón). Mientras prepara el café en la cafetera (hecha en China), se afeita utilizando una maquinilla de afeitar (hecha en Hong Kong). Se pone la ropa interior (confeccionada en Sri Lanka), los jeans (en Singapur) y los zapatos tenis (hechos en Corea).

Después de preparar el desayuno usando una parrilla eléctrica (hecha en India), saca su calculadora (hecha en México) para estimar el presupuesto del día. Después de comparar la hora en su reloj (hecho en Taiwán) con la de la radio (hecho en India), se sube a su automóvil (armado en Alemania), lo llena de gasolina (proveniente de Arabia Saudita) y va en busca de un trabajo americano bien remunerado.

De regreso a casa después de otro día infructuoso, Joe se sienta frente a su computadora (hecha en Malasia) para relajarse un poco. Calza sus pantuflas (hechas en Brasil), se sirve una copa de vino (francés) y enciende la televisión (hecha en Indonesia) preguntándose por qué no puede encontrar un trabajo bien pagado en Estados Unidos. Sin embargo, espera que el Presidente de Estados Unidos – hecho en Kenya – ¡lo pueda ayudar!

Mi comentario: Y si John examinara las partes constitutivas de todos los productos arriba mencionados,  se daría cuenta que su producción implica a todos los países del mundo!

Material relacionado:

Los países están iniciando una guerra global comercial
La crisis es una revelación negativa de la espiritualidad
Abramos el grifo del amor por los demás

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta