entradas en '' categoría

Comprender el concepto de “la luz circundante” (avanzado)

spiritual-food-is-the-light-that-fills-ones-soul12Recibí una pregunta de un estudiante: ¿Sería correcto decir que la Luz Circundante son nuestros pensamientos y deseos que nos influyen?

Mi respuesta. No totalmente. La Luz Circundante no es sencillamente nuestros pensamientos y deseos, sino son nuestros deseos y pensamientos corregidos. Es el llenado que nos espera más adelante y que tenemos que recibir. La Luz Circundante es, de hecho, nuestros pensamientos y deseos buenos y corregidos; es una conexión sincera entre nosotros que nos influye. Y la suma total de nuestros deseos y pensamientos corregidos se llama “El Creador”. Por eso en hebreo, el Creador se llama Bo-re, que significa, “ven y ve”. 

La energía positiva de otorgamiento y amor que existe en nuestro estado futuro, influye a una persona en su estado presente. Esta energía se llama la Luz Circundante. Así pues, afectamos nuestro estado presente no corregido con nuestro estado futuro corregido.

Material Relacionado:

El Creador es el yo corregido
El Nombre del creador significa “ven y ve” (Avanzado)
La influencia de la luz circundante depende de la nuestra aspiración por un estado futuro (Avanzado)

La mecánica de la fe: la habilidad de otorgar

kabbalah-for-everybody12Recibí una pregunta: ¿Qué es fe en Cabalá?

Mi respuesta: En Cabalá, la fe es otorgamiento. Es cuando se puede otorgar a pesar del deseo de recibir. A esto se le llama, “fe por encima de la razón”.

La naturaleza de la persona es el deseo de recibir y fe es el atributo de otorgamiento que es opuesto a nuestra naturaleza. La única forma de adquirir el atributo de otorgamiento es con la ayuda de la Luz Superior, porque nos da la habilidad de elevarnos por encima de nosotros mismos y actuar con un deseo distinto: para el bien de los demás y  del Creador. En este momento, el hombre actúa con su propio deseo, en lugar de su deseo natural y propio. Y debido a esto, el hombre se vuelve dependiente del Nivel Superior, (se vuelve “el esclavo del Creador”) en lugar de él mismo (“el esclavo de uno mismo”). 

Por consiguiente, si usted tiene fe en mi, significa que actúa para mi bien con todas sus posibilidades. En realidad, usted se vuelve como yo. Eso es porque normalmente, cada persona es completamente opuesta a otra. Pero, si alguien tiene fe en mí, significa que ha neutralizado sus deseos con respecto a mí, y a través de estos deseos, él y yo somos uno.

Lo opuesto a la fe es el conocimiento, que es cuando nosotros actuamos para satisfacer nuestros propios deseos. La fe, sin embargo, es cuando actuamos para satisfacer los deseos de los otros. Cuando una persona tiene este atributo, puede percibir cosas fuera de sí mismo, a través de los deseos de los demás. Y lo que uno percibe a través de estos deseos es el mundo superior espiritual. Por esta razón la fe se relaciona estrechamente con el amor (amor por otra persona) porque el amor es la habilidad de reemplazar nuestros propios deseos con los deseos de la otra persona y satisfacerlos.

Como podrá usted ver, en Cabalá, la fe es cuando una persona domina el atributo de otorgamiento, un atributo superior. Claramente, esto no tiene relación con la fe como la entendemos en nuestro mundo: creer en lo que alguien más nos dice y aceptarlo como un hecho. Con esta clase de fe, yo puedo aceptar el error o falsa creencia de otra persona como un hecho y después usarlo como el fundamento de todas mis acciones y de mi vida entera.

Material Relacionado:

La irracionalidad va un paso adelante
Ascender al otorgamiento por encima de los cálculos egoístas

El verdadero otorgamiento es el que se realiza cuando salimos de nosotros mismos (Avanzado)

michael-laitman_0911Recibí una pregunta de un estudiante: El deseo “de otorgar a los demás” también implica un deseo egoísta de recibir algo para uno mismo, ya que “yo quiero” otorgar. ¿Así pues, esto es realmente otorgamiento?

Mi respuesta: El deseo de otorgar no tiene relación con ninguno de nuestros deseos normales. Sin embargo, “dar a los demás” como la mayor parte de la gente lo comprende hoy en día, no es un deseo de otorgar, ya que se trata del mismo deseo egoísta de recibir placer, que sencillamente parece que se utiliza para beneficiar a otra persona.

Por eso es que el deseo de otorgar directamente a otra persona no existe en la Naturaleza. Es imposible, porque es equivalente a salir de uno mismo.

¿Por lo tanto, qué podemos hacer? Debemos tratar de “salir de nosotros mismos”. Si una persona hace el intento, va a comprender que únicamente el Creador puede concedérselo. Y entonces habrá revelado al Creador.

Material Relacionado:

Un estudio cientifico descubre que paradojicamente los altruistas son mas afluentes