La reforma del sistema de salud en Estados Unidos ¿Ser o no ser?

reform1Síntomas: Estado Unidos está en agonía. Lo único en lo que la gente puede pensar es en la reforma al sistema de salud.

Historial médico: Todo se inició con el factor dinero que se entrometió en la relación doctor-paciente y que provocó que se desatara la avaricia. Ahora cada integrante del sistema de salud busca ahorrar dinero. Fue así que llegó la ley de seguro obligatorio.

El sistema ha sido probado: los primeros miles de dólares serán pagados por  el asegurado y después $20 o $30 adicionales por cada visita (además del seguro). Los medicamentos son ridículamente costosos y los doctores los prescriben por docena.

Los doctores pagan una tercera parte de su salario para asegurarse en caso de que sus pacientes decidan demandarlos. ¿Y por qué no irían los pacientes a demandarlos si hay buen dinero que ganar? Ni siquiera es necesario tener un capital para demandar a un doctor. Todo lo que se necesita es un abogado que hará los trámites y cobrará por sus honorarios entre el 30% o 50% de la cantidad que obtenga como indemnización. Y así las ruedas siguen girando en esta maquinaria bien aceitada que se conoce como “el Sistema de Salud”.

Prescripción: Debemos cambiar las relaciones entre nosotros. Si las compañías farmacéuticas pensarán en la curación de las personas en lugar de maximizar las ganancias promoviendo los medicamentos, si las compañías de seguro se preocuparan en mantener la salud de la gente, en lugar de expandir el negocio de la enfermedad, si los doctores ya no tuvieran temor de las compañías de seguro y de sus pacientes y empezaran a tratarlos conforme al conocimientos y experiencia acumulados en su profesión, y si los pacientes volvieran a tener confianza en sus médicos…pues ya no habría necesidad de reformas. 

Pero para que eso suceda, debemos reconocer el mal y la avaricia de nuestro altamente desarrollado egoísmo. Ya se han gastado 51 millones de dólares únicamente en publicidad para la reforma. La avaricia nubla nuestra visión y nos impide pensar en nuestro prójimo. Pero gradualmente, empezaremos a entender que a menos que cambie nuestra actitud hacia los demás, nos estamos acercando cada vez más a la desaparición colectiva.

(Mensaje enviado por el doctor A. Angelov, integrante del grupo Bnei Baruj en Boston, Massachusetts)

Material Relacionado:

Tres sencillas maniobras para curar al sistema de salud

Como fue que la medicina se convirtió en un negocio

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta