entradas en '' categoría

Quienes “arreglan” la crisis son como jugadores de póquer que no se pueden detener

comfort12Algunas personas están intentando arreglar la crisis económica y continuarán jugando este juego hasta que todo se desplome totalmente. Son como esos jugadores de póquer que lo han perdido todo pero no pueden levantase de la mesa. Todo es una mentira y simulación, pero la gente no puede abandonarlo porque no saben hacia dónde correr y lo que tienen que hacer.

La Cabalá se revela a la humanidad particularmente en este estado, porque es el único medio para revelar la causa de la crisis. El sufrimiento no nos permitirá ver la causa porque el sufrimiento se percibe en los niveles inanimado, vegetativo y animado. Entretanto, la crisis se desarrolla en el nivel humano: es la revelación del rompimiento del alma común. El sufrimiento conducirá a la gente a la ciencia de la Cabalá, que revelará la causa del rompimiento y la gente entonces se dará cuenta que tienen que corregir su actitud hacia los demás. No hay nada más que corregir sino esto.

Todas las causas están en el mundo espiritual y nuestro mundo es solamente una consecuencia. Debido a que deseamos corregir las consecuencias, el Creador nos envía cada vez más desilusiones. Todos sabemos que todos nuestros intentos por unirnos y para lograr la paz siempre están seguidos de explosiones de un odio terrible.

Incluso si el G20 se reúne ahora y firma un acuerdo para crear un gobierno único mundial, un banco común, una pensión para todos, la distribución igual y justa, de cualquier manera una epidemia o alguna otra calamidad sobrevendría porque no deseamos corregir el punto en el sistema que fue dañado: la conexión entre nosotros.

La solución sencilla es alcanzar el estado de “ama al prójimo como a ti mismo”, y la Cabalá nos da un consejo para alcanzarlo: “Yo he creado el egoísmo y Yo he creado la Torá (la Luz) que lo corrige”.

Material Relacionado:

El juego de la vida tiene nuevas reglas

Cómo pasar de la oscuridad a la Luz

Rabash, artículo: Shlavey HaSulam. “la importancia de la asociación”

La revolución espiritual no se parece a ninguna otra

the2520creator2520will2520become2520revealed2520inside1Recibí una pregunta: Ningún sistema nuevo se establece en su forma pura. De una forma u otra, siempre mantiene alguna conexión con el sistema anterior a partir del cual se desarrolla. Sencillamente no existe otra manera. ¿Está usted de acuerdo?

Mi respuesta: Sí y no. Estamos hablando de un nivel totalmente nuevo, cualitativamente hablando y por lo tanto no se desarrollará de manera tradicional, egoístamente de pequeño a más grande. Estamos hablando de una revolución cualitativa: de una actitud de consumo a una actitud de otorgamiento, desde “intro” hacia “extra”. La gente empezará a sentir el mundo al salir de sí mismas. Sentirán el mundo más allá de ellas mismas. Este modelo es contrario a todo lo que hemos visto anteriormente, porque no se construye en el desarrollo del pasado.

La gente continuará viviendo en el mundo, junto con todas sus experiencias y cultura. Sin embargo, cuando la gente empiece a percibir y sentir las conexiones ocultas e interiores en el mundo y las formas interiores, las fuerzas y las almas, entonces el mundo se volverá transparente. Los objetos y acciones de este mundo se percibirán como una consecuencia inanimada de las Fuerzas Superiores y las Fuerzas Superiores una capa más profunda del mundo, se revelarán claramente a todos.

Nuestro estado actual de crisis nos empuja hacia la necesidad de alcanzar esta realidad oculta que contiene las fuerzas y acciones que controlan el mundo. Básicamente, la crisis actual no es sino una preparación que nos obligará a ser más capaces y estar dispuestos a percibir algo totalmente nuevo, en vista de que no existirá otra opción.

Material Relacionado:

Tenemos que darnos cuenta que el egoísmo es la causa de la crisis, antes que sea demasiado tarde

¿Cómo será la generación futura?

La comodidad sólo puede lograrse corrigiendo el egoísmo

Sobre las fases de la corrección total

Video: Introducción a la Cabalá, [00.08:50m]

La lección de Cabalá del 3 de septiembre, 2009

Preparación

Ver

Escuchar

Parte 1, Baal HaSulam,  Carta 21

Ver

Escuchar

Parte 2, Talmud Eser Sefirot, capítulo 12l

Ver

Escuchar

Parte 3, “Introducción al Talmud Eser Sefirot”, punto140

Ver

Escuchar

El punto más profundo de nuestro ser: el “yo”

pleasure1Cada persona tiene un punto que fue creado “de la nada” por el Creador. Este punto es lo que hace que una persona se sienta individual y única. Nuestra vida entera es una lucha por este “yo”, por la independencia y la singularidad: Midat Yehud.

A la persona la mueve un deseo de probarse a sí mismo, de sentir que existe. Todo el placer y el llenado que siente son secundarios. El punto central es asegurar que este “yo” exista.

Este “yo” es algo que una persona nunca podrá ceder. Puede entregar lo que sea, hasta su vida, pero no su “yo” porque este punto está por encima de él: surgió antes de que siquiera tuviera consciencia. Por eso es que la persona tiene que andar este camino tan difícil: para renunciar a su “yo” egoísta anterior y alcanzar un nuevo “yo” que sea semejante al Creador.

El Creador ayuda a la persona a cambiar el cimiento en donde se sitúa este “yo”. En lugar de nutrirse de placer, uno recibe la energía de otorgamiento y se eleva por encima de su “yo” egoísta a su verdadero “yo”. Así es como adquiere la verdadera independencia y la sensación de un “yo” eterno. Y cuando regresa al punto creado “de la nada”, alcanza el estado de quietud y perfección.

Material Relacionado:

La individualidad y la singularidad se cristalizan al fusionarse con el creador

¡Nuestro “yo” está fuera de de nosotros!

Una persona es un mundo entero

Baal HaSulam, artículo “introducción al zohar” puntos 6-12

La escuela de los deseos nos enseña a construir el mundo espiritual en nuestro interior (avanzado)

priest1En lugar de examinar nuestros deseos desde el interior, deberíamos examinarlos desde arriba “bajo el microscopio”, y tan rápido como sea posible. Nuestro objetivo es la corrección y solamente esta “escuela de deseos” nos permitirá alcanzarla, o trabajar para el otorgamiento.

Todo el mundo espiritual es algo que construimos dentro de nosotros, utilizando nuestros deseos. Los apilamos en un “montículo” y nos elevamos encima de él. Y repetimos este proceso una y otra vez. El “montículo” crece y nosotros crecemos a su lado volviéndonos cada vez más dadivosos.

El resultado es que cada uno de nosotros levanta un Monte Sinaí, la montaña del odio (en hebreo Sina significa odio) con el fin de subir a la cima y construir el castillo de un rey, el palacio del Creador. Creamos todo eso con nuestros propios deseos egoístas, rotos, que revelamos dentro de nosotros uno tras otro. Es precisamente corrigiendo estos deseos y dentro de ellos que la persona revela la realidad del Creador. O en otras palabras, uno construye su trabajo “para el otorgamiento” a partir de estos deseos.

Por lo tanto, todos los mundos espirituales y grados están fuera de nosotros. Todo se revela dentro de nuestros deseos que corregimos. Eso es porque el Creador creó sólo un deseo común y revelamos al Creador dentro de las formas de este deseo.

Los 125 grados espirituales no son algo fuera de nosotros. Su potencial está instilado en nuestros Reshimot y cada uno de nosotros debe personalmente desarrollar sus deseos a partir de estos Reshimot y trabajar con ellos y cambiar la forma en que los utiliza. Así es como uno construye el mundo espiritual a partir de ellos.

Se me entregó un deseo (material) y Reshimot (formas). Ahora debo atraer la Luz Superior hacia mí y así conectar estos dos componentes entre sí. De esta forma conecto las Luces, las chispas y los Kelim (en hebreo esto se llama ANAH – Orot,  Netzutzim, Kelim). Ellos van a formar mi alma y dentro de ella yo sentiré la realidad espiritual. Ahora mismo yo también percibo la realidad dentro del alma, pero sólo en su capa más baja, llamada el “mundo material”. Con el propósito de realmente revelar el alma, debemos alcanzar al Creador.

Material Relacionado:

Existe una fuerza que no nos permite dejar de hacer preguntas y transformarnos

El mundo es la percepción dentro de nuestros deseos

Un reshimot es el estado futuro completo de una persona

La Influencia del creador