entradas en '' categoría

¿A quién le pedimos perdón el Día del Perdón?

doRecibí una pregunta: ¿A quién debo pedir perdón en Yom Kippur, si la Cabalá nos enseña que no existe nada fuera de mí?

Mi respuesta: Primero que nada, tenemos que pedir perdón a nuestros amigos. Si una persona no cuenta con el perdón de todos, entonces no tendrá nada en su haber para dirigirse al Creador. ¿Pero, qué es el perdón en la espiritualidad?

El perdón es la revelación de mi estado presente, que puedo corregir, en contraste con los deseos que no podría ni siquiera sondear y arreglármelas con ellos y pedir su corrección. Tengo que discernir mis deseos gradualmente y avanzar paso a paso.

El perdón (Slihot) y Yom Kippur (el Día del Perdón) quiere decir la revelación de la vasija rota (Kli) o el alma. La verificamos y comparamos con el estado de la corrección total: Purim. Por esta razón llamamos el estado opuesto, no corregido, que revelamos Ki-Purim – como Purim.

Por lo tanto, Yom Kippur simboliza un momento en que la persona verdaderamente pide perdón por todos sus “pecados”. Pero no lo desea solamente porque está escrito en algún tratado, sino porque descubre cuán opuesto es a su estado final, que tiene la capacidad de visualizar. Este estado es la unidad de todas las almas para alcanzar la equivalencia con el Creador, la fuerza y el deseo de amar y otorgar.

Material relacionado:

El camino espiritual está sembrado de descensos seguido de ascensos
La escuela de los deseos nos enseña a construir el mundo espiritual en nuestro interior (avanzado)
La diseminación espiritual

Lección diaria de Cabalá correspondiente al 27 de septiembre 2009

Preparación a la lección

El grupo “me recarga” con la importancia del otorgamiento y al mismo tiempo me deja ver cuán apartado estoy de este atributo. Como resultado, puedo pedir la corrección.

Ver

Escuchar

Primera parte: Sobre los escritos de Rabash

“Oscuridad” es romper la conexión entre nosotros. Cuando realmente deseamos unirnos, llevamos la luz a la oscuridad.

Ver

Escuchar

Segunda parte: Sobre el Prefacio al Comentario Sulam

Poder disfrutar de algo que no sea el otorgamiento es una mera ilusión que tenemos. En realidad el placer y el otorgamiento son la misma cosa.

Ver

Escuchar

Tercera parte: Sobre el artículo de Baal HaSulam, Tú me has moldeado desde atrás y desde antes

Ustedes tienen que nutrir su egoísmo, al fingir que lo que hacen es benéfico para él. Después de todo, necesitaremos del egoísmo para pasar por la corrección.

Ver

Escuchar

Cómo hablar con la mafia interior

in2520the2520news2520the2520biggest2520physics2520expeCuando una persona desea trabajar para el otorgamiento, su egoísmo presenta pelea. Se necesitan un buen número de acciones para dividir el deseo general de una persona en dos bandos: aquél con el cual la persona puede trabajar para el otorgamiento, y aquél con el cual no puede.

Uno tiene que “dar obsequios” a su egoísmo para calmarlo y hacerle entender que sale ganando al tomar parte en el camino del otorgamiento. No podemos simplemente separarnos de nuestro deseo de recibir placer. Más bien, constantemente tenemos que despertar este deseo para recibir nuevos deseos de él, que después corregiremos para ascender hacia la meta.

Por esto no es suficiente sencillamente restringir nuestro egoísmo. Por el contrario, hay que nutrirlo, darle regalos, abrazarlo y decirle: “¡Somos hermanos!”. Tenemos que actuar como Jacob que fue al encuentro de Esau llevando presentes.

Todavía tendremos mucho quehacer en el deseo de disfrutar. Sin embargo, mientras que no podamos trabajar con él, tenemos que nutrirlo y mostrarle que todo nuestro trabajo espiritual es en beneficio de él. Después de todo, no sabe que usted está planeando corregirse para poder otorgar.

Tiene que tratarlo como un cuerpo extraño que por el momento no está corregido. Y usted tiene que nutrirlo para poder construir la línea media. Es como la mafia que viene a visitarlo en el momento que quiere abrir un negocio grande y le informa: “Le vamos a permitir abrir su negocio pero cada mes tiene que darme una parte de sus ganancias”.

Así es exactamente como tenemos que trabajar con nuestro egoísmo, pero tenemos que ser más astutos. Cada vez que le mintamos, extraeremos nuevos trozos de egoísmo de él que pueden ser corregidos, asegurándole al ego que lo hacemos por su bien.

Continuamos nutriéndolo para que nos permita trabajar todavía más, como la mafia que está feliz del hecho que su negocio esté creciendo: “¡Haz lo que quieras mientras me pagues!” Así es como engañamos al egoísmo. El deseo de recibir placer es la materia de la creación y no podemos ni descuidarlo ni extinguirlo. Tenemos que sostener su vida, esperando que algún día lo podamos corregir completamente.

No caiga en las trampas del egoísmo

israelRecibí una pregunta: Cuando un político llega al poder en nuestro mundo, incluso si lo motivan metas humanitarias, como el deseo de beneficiar a la sociedad, de cualquier forma no puede evitar mezclarse en las luchas políticas por el poder y los problemas mezquinos que lo hacen olvidarse de las metas humanitarias que tenía. ¿En nuestro camino espiritual, cómo podemos estar seguros que no nos apartamos de la meta para caer en las trampas del egoísmo?

Mi respuesta: Ciertamente, cuando realizamos trabajo espiritual tenemos que mentirle a nuestro egoísmo. Somos opuestos al Creador, lo queramos o no, y Él es quien está disponiendo todas las fuerzas que se presentan en nuestro camino, todos los obstáculos y todos nuestros discernimientos interiores.

En el momento que usted se olvida de Él y se sale del camino que conduce directamente al Creador, empieza a sufrir. Y el sufrimiento a la larga lo regresará a calcular correctamente que todas las fuerzas se deben unir en la sola aspiración por el Creador. Así es como las cosas funcionan en la espiritualidad, porque el Creador controla todo lo que le sucede a una persona.

El Creador está arriba y la persona con el punto en el corazón está abajo y existe un sistema de dos fuerzas entre ellos: la línea derecha y la línea izquierda. Usted avanza de abajo hacia arriba, hacia la meta, que es la línea media. Tan pronto como se aparta de ella en cualquier dirección, lo empieza a afectar una fuerza que lo lleva de regreso porque solamente estando en la línea media puede sentir la unidad con el Creador, y la unidad es el equilibrio.

Sin embargo, tan pronto usted alcanza el equilibrio, de inmediato cambia a un nivel superior. Entonces la búsqueda del equilibrio en el nivel superior, una vez más lo fuerza a buscar todas las partes del sistema y a pedir ayuda desde Arriba. Después de todo, es únicamente mediante la corrección de la materia, sus deseos, que asciende por encima de ellos y percibe el nuevo mundo en esos deseos corregidos

Todas estas fuerzas llegan desde Arriba para ayudarle a ir hacia lo alto. Es imposible que cualquier cosa se pueda confundir. Lo único que depende de usted es si avanza hacia la meta por el camino corto o por el largo. Eso depende de usted.