En la Cabalá, las señalizaciones en el camino no son visibles

immerse-into-the-waters-of-bestowal-and-you-will-become-pure1Recibí una pregunta: Existe un problema con el estudio de la Cabalá; no es evidente lo que uno debería estar haciendo. Otros métodos proporcionan diferentes ejercicios para el cuerpo o la mente, pero en la Cabalá, no queda claro lo que uno debería estar haciendo prácticamente. ¿Debemos estudiar y eso es todo?

Mi respuesta: Tiene usted razón: en este método, el estudiante no puede ver claramente lo que debe hacer. La razón es que está aprendiendo el arte del otorgamiento, que es una intención que los ojos no pueden ver. Su cuerpo físico no participa para nada en todo esto; solamente su corazón sí lo hace.

¿Pero, qué es el corazón? Es la colección de todos sus deseos. Y en la Cabalá, lo que tiene usted que hacer es penetrar dentro de su corazón y conocer sus atributos: tiene usted que ver cuál es la actitud que llega desde su corazón hacia usted mismo, hacia las otras personas y hacia el Creador. Tiene que expandir su corazón y trabajar dentro de éste como si fuera un laboratorio en donde usted dirige, conecta y entremezcla las diferentes fuerzas, deseos y pensamientos en diversos modos. Esto es algo que una persona gradualmente aprende a hacer, y así es como su corazón se expande con la ayuda de la influencia de la Luz Superior.

En otros métodos todo es obvio. Usted tiene indicaciones físicas que puede ver claramente. Pero cuando es principiante en Cabalá, usted no ve nada. Por eso es que se llama “la sabiduría oculta” y el período inicial de aprendizaje se llama “el período de ocultamiento”. Es porque no vemos cómo avanzamos o qué es lo que nos capacita para avanzar y ni siquiera podemos decir si sencillamente estamos parados en un solo lugar

Pero existe una forma de verificar si usted está avanzando correctamente: pregúntese si usted pide algo para usted mismo además de la unidad con las otras almas. Todo el trabajo espiritual del individuo y su altura no están conectados en forma alguna a las acciones físicas, sino más bien, se esconden en la interioridad de las cosas. En otras palabras, estamos trabajando con fuerzas que controlan la materia desde dentro y por eso no las sentimos todavía. Sí afectamos nuestra materia, pero por medio de fuerzas que están ocultas.

Por eso es que la gente tiene razón cuando se queja: “¡Dígame qué hacer! Déme un trabajo que pueda ver y por el que será recompensado en la medida de mis esfuerzos. Necesito alguna clase de señalización en el camino. ¿En dónde está?” Sin embargo la persona tiene que buscar nuevos criterios de progreso, que no son físicos sino espirituales. Tiene que encontrar algún tipo de señales de otorgamiento.

Por ejemplo, aunque no reciba nada, de cualquier forma vengo a estudiar y participo en el trabajo. Acepto el consejo de los cabalistas que de alguna manera se llaman “por encima de la razón”, y yo estudio conforme a este consejo. Abro un libro, que me dijeron contiene la Luz de la Corrección. Ni siquiera sé lo que es esta Luz, pero quiero que influya en mí. Quiero ponerme bajo la catarata de Luz. Que esta Luz me transforme y me limpie de todas las cáscaras exteriores (Klipa).

Si usted está buscando transformación espiritual en su interior, entonces la presencia de este deseo es la forma de saber si está avanzando o no.

(Extracto de la Preparación de la lección diaria de Cabalá)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: