En memoria de Rabash

rabash-2_100_wpHoy es el día en que conmemoramos a mi Maestro el Rav Baruch Shalom Levi Ashlag, Rabash. A todos nosotros nos nutre lo que hemos recibido de él. Fue la única persona que comprendió a Baal HaSulam, que continuó su camino y que transmitió el método a algunos de sus estudiantes. El hecho que ahora podamos avanzar empleando el método de Baal HaSulam -ver, escuchar, sentir y entender lo que escribió- es posible gracias a Rabash.

Rabash solía escribir un artículo por semana y contamos con más de cuatrocientos de sus artículos. En ellos, nos explica enteramente la ciencia de la Cabalá, así como todo lo que se refiere al trabajo interior de la persona. A través de estos artículos, nos brinda la oportunidad de alcanzar la percepción del mundo espiritual. Él explicó el método sistemáticamente, de una manera sencilla, accesible, para que las personas logren una conectarse.

La razón por la que él cita tan a menudo la Torá, el Talmud y otras fuentes cabalísticas es para vincularnos con las fuentes originales y ayudarnos a comprender cómo pensaban sus autores, grandes cabalistas, pues así es como ellos nos transmitieron sus sensaciones.

No hay duda que de que gracias a los libros de Rabash, podemos conectarnos con los escritos de Baal HaSulam. Sin las explicaciones de Rabash, sería imposible ni siquiera “abrir” los libros de Baal HaSulam.

Me siento muy agradecido con la Fuerza Superior por haberme enviado un Maestro tan grande y que por medio de él hayamos recibido la Cabalá. El trabajo que realizó durante su vida abrió para todos nosotros un umbral espiritual para penetrar hacia un nuevo nivel en la revelación del método de la Cabalá.

Baal HaSulam también estableció este método en sus artículos, pero permaneció oculto. Rabash tomó la obra de su padre y la reescribió de manera que el mundo pudiera entenderla. Igualmente, la transmitió en forma oral a sus estudiantes.

Rabash fue el primer cabalista en toda la historia de la Cabalá que abiertamente aceptó estudiantes. Después de un año de estudiar con Rabash, impartí algunas conferencias en el Centro Berg. Las pláticas no eran para el público en general, sino para los instructores. Después de estas conferencias, todos los instructores abandonaron el Centro Berg, pues comprendieron que lo que estudiaban allí no era Cabalá, sino un tema comercial.

Los llevé a estudiar con Rabash, junto con un grupo de hombres jóvenes, seculares. En su totalidad eran como unas cuarenta personas. Rabash tenía 77 años en ese momento y había vivido toda su vida en Bnei Brak, una comunidad judía ortodoxa, en donde se observaban una gran cantidad de prohibiciones y restricciones. Pero, a pesar de todo, no tuvo temor en aceptar a estos jóvenes, laicos para estudiar con él.

Estas personas no tenían planes para regresar a la religión, venían a estudiar Cabalá con él exclusivamente. Así es como él empezó a enseñar la Cabalá a estos hombres seculares de Tel Aviv. Esta fue la revolución que inició y que encauzó al mundo hacia su corrección. Este fue un fenómeno totalmente nuevo que no se había visto antes en toda la historia de la Cabalá. Fue el inicio de una diseminación a gran escala de la ciencia de la Cabalá, cuando estos cuarenta estudiantes continuaron con el camino marcado por él.

Rabash fue un gran revolucionario. Poseía una fuerza interior inmensa que le permitió lograr todo eso, desafiando a la comunidad jasídica y a sus familiares.

Todo lo que tengo lo recibí de él. Nuestro grupo, Bnei Baruj (los hijos de Baruj) se llama así en su nombre. Y yo creo que verdaderamente mereceremos convertirnos en sus herederos espirituales.

¡Bendita sea su memoria!

Material relacionado:

Rabash el último gran cabalista
Rabash: Experiencia en Tiberíades

Un comentario

  1. Seguiremos su camino desde este gran pais ‘honduras donde el creador nos dio la vida y tambien la dicha de conocer sus caminos.y los de bnei baruch
    Saludes

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta