Estamos esperando unirnos a otras partes de nosotros mismos

man1La envidia es una consecuencia directa del rompimiento. Anteriormente estábamos conectados y nos entregábamos para beneficiar a los demás. Después de todo, la Luz estaba entre nosotros, uniéndonos, y no permitía que nos sintiéramos separados.

De pronto este cuerpo se rompió en órganos y partes separadas y es como si cada uno de los órganos estuviese siendo preparado para un trasplante, preservándolo y colocándolo en una solución de nutrientes. Cada órgano por consiguiente se mantiene con vida y no se le permite morir hasta que se presente la oportunidad de trasplantarlo en otro cuerpo conectando todos los órganos de nuevo en una sola entidad.

Así es como vivimos hoy, como un cuerpo que se dividió en partes, y a cada una de estas partes se la preserva con una chispa de vida que le impide morir para que pueda unirse a las otras partes. Este es el estado de la humanidad hoy en día.

Material relacionado:

La Cabalá corrige únicamente el alma, no la exterioridad
Una persona es un mundo entero
Toda la humanidad es el cuerpo de tu alma
El alma es el atributo de otorgamiento y sin ella somos como animales

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta