La unión de los opuestos es más rápida que la velocidad de la luz

rav_2008-11-07_blackpool_lesson_12_wEn el camino espiritual siempre nos movemos simultáneamente a través de estados que consisten de dos opuestos. Esto realmente molesta al hombre, ya que al existir en su atributo egoísta o la intención para sí mismo no puede estar de acuerdo con que dos opuestos puedan coexistir.

Sin embargo, en el estado espiritual los opuestos coinciden, y por lo tanto aunque somos contrarios al Creador, tenemos que alcanzar la adhesión con Él. Nuestra naturaleza no cambia, pero si logramos alcanzar la adhesión con Él, a eso se le llama espiritualidad. Si añadimos a nuestra naturaleza egoísta la naturaleza espiritual y las unificamos, nos encontraremos existiendo en los dos mundos.

Por ahora tan sólo percibimos sólo a través de nuestro deseo de disfrutar, y por esta razón no entendemos cómo es posible la unión de los opuestos.  De hecho,  es imposible describir y transmitir este estado con nuestro lenguaje terrenal, que es la expresión de nuestra naturaleza y solamente transmite lo que entendemos. En cambio en la espiritualidad, incluso causa y  efecto cambian de sitio: aquello que nos parecía la causa resulta ser lo contrario, el efecto. Por este motivo la espiritualidad está oculta.

En realidad, nadie está ocultando el estado espiritual. Más bien no reconocemos el mundo espiritual, ya que estamos construidos conforme al mundo material que posee únicamente un componente, y no los dos opuestos en unidad. Es como si pasáramos junto a él en una dimensión distinta, y nunca lo encontráramos. No poseemos el órgano sensorial para percibir el mundo espiritual.

Lo único que me permite percibirlo es cuando dos opuestos, el Creador y la creación, se funden, cuando la creación alcanza el atributo de equivalencia con el Creador. Al crearse la equivalencia entre nosotros y el Creador, entre nuestra intención y Su deseo de otorgamiento, y la permanencia de nuestro deseo de recibir, entonces sentimos los dos opuestos en nuestro interior y podemos percibir la espiritualidad.

Empezamos a entenderlo, a investigarlo y medirlo. Ahora comprendemos como puede existir algo más rápido que la velocidad de la luz, dos opuestos juntos, entre los cuales no existe la contradicción.

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta