Las muchas capas del deseo (avanzado)

withoutRecibí una pregunta: Usted ha dicho en más de una ocasión que todo ocurre dentro de una persona, Toda la imagen de la realidad se proyecta en una pantalla en el cerebro, ¿Para quién se proyecta? ¿Quién está sentado en un sillón viendo la película?

Mi respuesta: ¡El deseo! El deseo de disfrutar, que tiene 613 (TARYAG) Reshimot, están conectados entre ellos en forma particular, llamados diez Sefirot o cinco Partzufim.

El mundo consiste de cinco Partzufim, con cinco Sefirot en cada Partzuf y cinco sub Sefirot en cada Sefira. En consecuencia, esta es una estructura enorme, con muchas partes, que están conectadas entre ellas como pixels de una pantalla de televisión.

Existe toda una capa de deseos en el deseo de disfrutar. La Luz entra en el deseo, lo llena y lo construye conforme a cuatro etapas:

  • En la etapa Alef, el deseo empieza a sentirse llenado.
  • En la etapa Bet, desea volverse similar a la Luz.
  • En la etapa Gimel, desea ser como la Luz, y
  • En la etapa Dalet, desea ser independiente y absorber toda la Luz.

En esta última etapa, ya entiende lo que está ocurriéndole y el deseo evoluciona debido a la Luz. Estas son dos fuerzas opuestas, una influye a la otra.

Por lo tanto, la Luz desarrolla el deseo hasta que empieza a sentirse y entenderse, así como a sentir la raíz y entenderla, Así es como se desarrolla la materia.

¿De dónde venimos para entrar en este mundo? Venimos de la materia, que en consecuencia representa, electrones, protones, neutrones y positrones que empiezan a conectarse entre ellos en una forma más compleja.

Esta conexión forma la materia, que de pronto empieza a moverse y sentir por sí misma, lo que es bueno o malo para ella,  de qué debe acercarse y de qué debe alejarse.

Empieza a pensar lo que es para su beneficio y lo que no es y por consiguiente empieza a hacer planes. Ya ha adquirido la sensación del pasado, presente y futuro. Recuerda el pasado y prevé para el futuro.

Todo eso se forma de partes de materia debido al hecho de que se unen entre ellas, formando partes más complejas. Sin embargo, ¿qué significa “unir”? En esta unificación, la materia recibe el atributo de la Luz, puesto que de otra forma es incapaz de unirse.

Resulta que existe un deseo de recibir placer en la forma de una enorme o microscópica masa de materia, hasta las partículas elementales que se estudian en la física cuántica.

Sin embargo, la unificación entre ellas es posible solamente con la fuerza de otorgamiento agregada a la fuerza de recepción. Entonces un atributo de Luz entra en la materia y esta materia empieza a consistir de ella misma y su opuesto.

De estos dos atributos opuestos que se unen, surge la sensación de “yo” y “el Creador” que es la sensación del receptor y el dador, el pasado y el futuro, el bien y el mal. Así es como la materia empieza a perfeccionarse y percibir la realidad que la rodea.

Material relacionado:

La perfección es la unificación de la luz y el deseo

La receta para el placer eterno avanzado

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta