Sea como un ladrón astuto que se roba a sí mismo

chitryi_100_wpEn la espiritualidad no existe el descenso. El hombre siempre conserva lo que ha alcanzado. Sin embargo,  recibe un nuevo deseo egoísta, y por esta razón siente como si descendiera.

Pero  no piense que la fuerza de otorgamiento le ha abandonado. Precisamente con ayuda de esta fuerza, ha merecido una mayor revelación del egoísmo y tiene que alegrarse que le permitan sentirse aún más deforme, revelar más deseos que es posible corregir, y elevarse mucho más que antes.

El hombre debe sentirse como si fuera un rastreador que penetra en la profundidad del deseo egoísta y que saca de allí los trozos que se pueden adjuntar al otorgamiento.

Debe emplear todos sus atributos naturales, como lo haría un ladrón o un mentiroso, para robar y estafar a su propio egoísmo.

Después de todo el egoísmo es simplemente un animal, y no puede conocer la intención del hombre. Únicamente comprende la ventaja simple y directa. Vivimos dentro de este egoísmo y todo lo hacemos solamente para él.  No reconocemos que tenemos que tratar con un animal dentro de nosotros que siempre está exigiendo que lo sirvamos.

Pero él no comprende la mente y la astucia humana y por esta razón al relacionarnos correctamente con él, es posible obligarle a  hacer todo lo que el hombre necesita.

Material Relacionado:

Detengan al ladrón

Avanzar hacia adelante esperando ayuda

El éxito seguro esta en la constancia

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta