¡No te asustes, yo estoy contigo!

laitman_2005-02-23_be_park_618_wpNuestro mundo empezó con una chispa de la energía espiritual que se escapó del mundo Superior.

Esta diminuta chispa creó toda la materia de nuestro universo y dio la energía para el desarrollo de todas las partes de la creación: inanimada, vegetativa, animada y el hombre. Nosotros mismos, somos igualmente el efecto de esa chispa.

Lo mismo sucede en el descenso de arriba hacia abajo de los mundos espirituales, en los que Maljut del estado Superior, infunde una chispa al Keter del Inferior y empieza a construir allí un nuevo mundo.

Pero cuando empezamos el ascenso de abajo hacia arriba, no tenemos claro cómo hacerlo. ¿De qué manera voy a saber cómo tiene que ser mi siguiente estado? ¿Qué deseos, cualidades, conexiones tienen que aparecer en mi interior para asemejarme a lo Superior?

Hasta que Él no me dé un ejemplo de ello, no lo podré saber, y en consecuencia no podré ascender. Necesito ante todo el descubrimiento del Superior.

Sin título-Color real-01

Por lo tanto el ascenso sólo es posible a través de la semejanza de cualidades, que sin embargo soy incapaz de realizar. Esto parece un terrible círculo cerrado, donde es imposible alcanzar el ascenso sin la semejanza. No hay ninguna solución porque entre yo y lo Superior hay un precipicio, una frontera inquebrantable que por mi mismo nunca podré traspasar.

Sólo si deseo que esto suceda, deseo con todas mis fuerzas esta semejanza, el Superior se adapta y baja hacia mí como un adulto hacia el niño. Y entonces con Su ejemplo puedo ver como debe ser mi siguiente estado y así asemejarme a él. (Yo+1).

En consecuencia, si lo deseo y me vuelvo semejante a Él, me transformo y subo al nivel del Superior, y entra Su Luz en mí, o sea el alma.

Material Relacionado:

La individualidad y la singularidad se cristalizan al fusionarse con el creador

Como pasar a través del ojo de una aguja avanzado

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: