entradas en '' categoría

Un programa de la computadora del universo.

sidur_rashash_100_wp[1]La ciencia de la Cabalá es similar a un programa que trabaja en una computadora. Los comandos están registrados en forma de palabras y el programa los lee y ejecuta.

Exteriormente, esto es como la lectura de los textos cabalísticos. Leemos las letras, las palabras, las líneas y ponemos en marcha nuestro mecanismo interior. Nos parece que simplemente leemos algún texto pronunciando unas  palabras. Pero en realidad, estamos integrando comandos en nuestras mentes y deseos que después ellos ejecutarán.

Es por eso que un libro escrito por un cabalista desde un elevado nivel espiritual tiene una fuerza especial. Baal HaSulam escribió sus textos basándose en sus acciones según este programa.  Por lo tanto, cuando leo un texto, aunque no entienda realmente de lo que habla, absorbo una secuencia específica de acciones que posteriormente ejecuto.

Mis vasijas de percepción empiezan a ponerse en orden de acuerdo al texto y empiezo a  percibir estas nuevas formas de mis vasijas de percepción. Las siento como mis nuevos atributos a los cuales llamo la “Luz, que me devuelve a la Fuente”. Pero no existe la Luz que llegue desde fuera.

Por eso cuando estudiamos los textos cabalísticos no se trata de un estudio, sino de poner en marcha el programa que dirige y corrige de inmediato, aunque gradualmente, nuestras vasijas espirituales.

Material Relacionado:

La fuerza mágica del libro auténtico de Cabalá

La ciencia de la cabalá se estudia con deseos, no con la mente

Lo más importante es descubrir nuestra predestinación.

laitman_2008-12-07_6468[1]Pregunta: ¿Por qué no se despierta en todas las personas el punto en el corazón? ¿Por qué algunos empiezan a sentirlo a la edad de veinte años y otros a los cincuenta?

Respuesta: No es asunto nuestro y ni siquiera hay que pensar en ello, ya que en esto no tenemos libre albedrío. Todo depende  del sistema global, de todo el gran  sistema de las almas que tiene que avanzar.

Es como nuestro cuerpo que está compuesto por miles de  millones de células pequeñas. Cada célula debe evolucionar pero todas están interconectadas. Por eso también dependen una de la otra en su propia corrección: primero una avanza, y después la otra, o en pares.

Es el mismo sistema del embrión que se desarrolla en el vientre materno: primero se desarrolla la cabeza, las manos, las piernas, la nariz, las orejas…. Existe un orden determinado en que él tiene que crecer.

Es un sistema muy complicado.  Entretanto, carecemos del conocimiento básico de nuestra vida material y no hablemos ya del espiritual. ¿Cómo podemos preguntar, por qué alguien ha despertado ahora y no hace diez años? ¿Sabe usted a qué grupo de almas pertenece y el papel que está predestinado a cumplir?

Pero por otra parte, si usted aspira a entender, empezará a sentir hacia donde le conducen. Esto es nuestro libre albedrío: entender la tarea que nos ha sido asignada y llevarla a cabo.

Material Relacionado:

Si tiene usted el remedio para un paciente moribundo, ¿cómo podría permanecer pasivo?

Cómo crecer espiritualmente (avanzado)

El enfermo comienza a recuperar la conciencia.

laitman_2009-05-xx_ny_0032[1]Pregunta: ¿Porque al Creador no le alegra que las personas disfruten de la vida material y estén contentos con ella?

Respuesta: El Creador no se alegra con esto, porque no es el placer que Él tiene la intención de darnos. Inicialmente el Creador creó el estado donde estamos llenos por completo de Luz, pero no nos damos cuenta porque estamos inconscientes.

Todos los mundos espirituales son grados de ocultamiento de ese estado. Y nosotros nos encontramos en el estado más bajo, la máxima ocultación. El Mundo del Infinito esta aquí y nosotros estamos dentro de él, pero estamos separados de él por una cáscara de muchas capas, como envolturas que nos ocultan el estado en el que existimos.

Somos como una persona que permanece en estado inconsciente. Existe en este mundo en un estado que puede llamarse vida, pero sus sentidos no perciben nada. Este es nuestro estado hoy en día.  Por eso el Creador no puede dejarnos en este estado inconsciente, con tan sólo una chispa de la luz que nos mantiene vivos. Pero, nosotros no nos damos cuenta de ello y estamos dispuestos a conformarnos con la corporalidad.

Sin embargo, es muy difícil que una persona recupere la consciencia. Los que están a su alrededor también tienen dificultades para devolverle la consciencia. Pero está claro que la intención de la creación tiene que cumplirse. No tenemos opción alguna en este sentido. Nuestra única elección es tan sólo si lo haremos por medio del  camino del sufrimiento o por el camino de la Luz, conscientemente. Podemos elegir entre uno de los dos.

Empezamos a progresar para evitar los golpes. Pero después, una vez que hemos adquirido un poco de consciencia, continuamos por el camino voluntariamente, porque empezamos a valorar la Meta por encima de todo.

Material Relacionado:

El método para alcanzar una plenitud infinita

Todos deben aprender la ley natural de equilibrio  

Todo el universo se formó de una chispa de energía superior

¿Por qué no aprendimos nada de la crisis?

laitman_2009-03_8080[1]Pregunta: La actual crisis global mundial ha golpeado a mucha gente. Sin embargo, una vez terminados los golpes, las personas no han prestado atención a la ciencia de la Cabalá. En lugar de eso, han decidido que los tiempos difíciles han concluido y que ahora se inicia una época próspera que hará que todo se arregle.

Respuesta: Es comprensible.  La crisis se está agravando, pero puesto que nadie tiene la solución, no se habla de ella. Esto sucede en todos los países.

El hombre recibe un buen número de golpes por cometer acciones deshonestas, pero no puede dejar de conducirse de esta forma. Esto significa que los golpes no fueron lo bastante fuertes como para enseñarle a actuar correctamente.

¿Por qué no aprendemos de los errores del pasado? Cualquiera pensaría que es elemental. ¡Si tan sólo los pequeños golpes nos ayudaran a llegar a la corrección inmediatamente! Pero nuestro egoísmo se desarrolla constantemente y se vuelve muy voluminoso. Y puesto que cada vez somos más egoístas, los golpes anteriores no logran hacernos actuar correctamente.

Por ejemplo, he robado diez dólares y he recibido un castigo. Ahora, cuando miro diez dólares me acuerdo del castigo y esto me retiene. Sin embargo, ¿qué pasará si encuentro cien dólares? Nunca he recibido un castigo por cien dólares, por consiguiente los cien dólares no se encuentran conectados con el castigo en mi conciencia. Así pues robo los cien dólares y recibo el castigo.

¿Y qué pasaría con mil dólares? ¡Lo mismo! Así es nuestra naturaleza: como la de un animal sencillo que conoce únicamente lo que ha sentido.  Por eso está escrito: “El hombre no cumplirá un mandamiento (la acción del otorgamiento y amor al prójimo), a menos que lo incumpla primero (descubre la acción contraria dentro de sí)”. Primero, debe tropezar, “robar”, y después arrepentirse y corregir lo que ha hecho. Y es algo que  hacemos solamente después de recibir golpes. Sin ellos es imposible que una persona cambie.

La ciencia de la Cabalá explica  que cada deseo se desarrolla de acuerdo a cuatro etapas, desde el momento que nace hasta su forma final. Estamos hechos de deseo e intención, por lo tanto existen cuatro posibles combinaciones del deseo y la intención, porque hay un total de cuatro combinaciones partiendo de dos variables: “deseas algo y tienes la intención”, “no deseas algo y no tienes la intención”, etc. (Consultar el Talmud Eser Sefirot, Reflejo Interior).

Debo pasar cuatro etapas de golpes y aclaraciones, hasta que llegue a la última fase: cuando ya desee usar mi egoísmo únicamente para el otorgamiento y el amor desinteresado y sin respuesta.

Por eso es imposible aprender con un pequeño golpe. Se debe a que existe una ley que actúa entre el deseo y la Luz.

La Luz crea el deseo y el deseo se comporta exactamente según el programa que le ha sido otorgado por la Luz. Si esto es el deseo de disfrutar, entonces él quiere sólo recibir  placer. Para enseñarle a otorgar, la Luz siempre influye en el deseo a través de las cuatro fases.

Y sólo en la última fase el deseo reconoce que está recibiendo, siente vergüenza y realiza la restricción. Y así ocurre en cada acción espiritual.

Material Relacionado:

El observador debe cambiar

Liberarse del egoísmo funde el tiempo en un solo instante

El día de hoy en realidad tenemos “la calma antes de la verdadera tormenta”