entradas en '' categoría

¿Cómo se calcula el Infinito?

Laitman_2009-07_0231[1]No tenemos ninguna posibilidad de alcanzar la realidad espiritual con nuestra mente egoísta. Sencillamente ésta no la puede percibir. A la percepción espiritual se le llama “alcance”, Hasagá, que viene de la expresión “alcanzar con la mano”, siendo “la  mano” el deseo egoísta corregido.

Por esta razón, en la ciencia de la Cabalá existen ciertas reglas: “De Tus acciones, Te conoceré”, “El juez no tiene más que lo que ven sus ojos”, etc.  Estas afirmaciones indican que el Mundo Superior tiene que revelarse a través de un alcance evidente.

De principio a fin, pasamos por 125 grados de alcance.  Cada grado consiste de 25 Partzufim individuales o estados (véase, Baal HaSulam, “Beit Shaar HaKavanot”). Resulta que cada uno de los 125 grados, que se llaman “Sefirá”, incluye  25 de sus propias formas, y cada una ellas también incluye 25 de sus propias sub-formas y así sucesivamente hasta el Infinito.

Esto es imposible de calcular. No existe un número específico que pueda designarlos. Solamente en el nivel más elevado, donde no existen letras o números, podemos aprehender toda esta diversidad porque tendremos nuevas cualidades y una mente nueva. Entonces,  el número de formas se convertirá en una cualidad más elevada y la percibiremos natural y simplemente.

Por consiguiente, el número infinito de Partzufim, Sefirot, mundos, y grados de alcance espiritual, solamente nos parecen infinitos en nuestra mente actual. Sin embargo para la mente espiritual, todo se reduce a un sencillo deseo de otorgamiento y amor, en donde sentimos adhesión con el Creador como un todo: “Yo, en donde nosotros, la Luz y el Creador son Uno”.

(Extracto de la lección sobre el artículo La esencia de la ciencia de la Cabalá, del 13 de octubre 2009)

Material Relacionado:

De la lección del artículo “La Esencia de la Sabiduría de la Cábala, 13/10/2009

Un infinito que se expande infinitamente

¿No ven el infinito? ¡pónganse los anteojos!

Una red de conexión enlaza todos los corazones

El Creador es nuestro alcance más profundo

rav_2008-11-07_blackpool_lesson_12_w[1]El Creador es la cualidad corregida de la persona. El Creador se revela dentro del ser creado y es por eso que en hebreo a Él se le llama Bo-re (Ven y ve).

La persona tiene que alcanzar su estado corregido, su yo corregido, y entonces verá sus cualidades corregidas y las llamará “el Creador”.  La persona revela al Creador únicamente en el interior de sus vasijas de percepción corregidas.  No siente nada afuera de sí mismo.

Percibimos toda la realidad, todo lo que existe, dentro de nosotros, en nuestras sensaciones. Por eso es que el Libro del Zohar manifiesta que todos los mundos y todo lo que los llena, incluyendo el Creador, existen dentro de la persona. Se debe a que la persona los siente solamente en su interior. Todo sólo parece existir en el exterior, afuera de nosotros. Esta ilusión se nos da intencionalmente para que al contrastar la percepción de “afuera” y de  “adentro”, adquiramos la capacidad de ver el mundo, a nosotros mismos y al Creador desde un costado así como en el interior. Entonces podremos sentir la creación como Él: antes de la creación, en el proceso de su creación y en los futuros “estados más elevados”. 

La percepción espiritual está construida en sentir los deseos de “los otros”, que el hombre anexa a sí mismo por medio del deseo de otorgarles y amarlos. De esta forma, el deseo de la persona crece y en la medida en que se une con otros deseos, continúa revelando una realidad mayor y más amplia. 

En nuestro mundo revelamos el Mundo de Assiyá en donde cada persona está recluida dentro de sí mismo, al interior de su deseo egoísta. Pero cuando empieza a unirse con el grupo, que es similar a su deseo por el Creador, entonces en la medida en que se une con sus deseos, revela el Mundo de Yetzirá.

Al unirse con el ambiente en un único y total deseo, la persona revela la cualidad de otorgamiento que ha alcanzado y que se llama “el Creador”. El fenómeno que revela en su deseo corregido se llama la Luz y su fuente más profunda se llama el Creador.

Pero entonces, un deseo aún más egoísta se revela en el interior de la persona. Ese es su “yo” y al tratar de unirse con el grupo por encima del deseo egoísta, alcanza el Mundo de Beriá. 

Así es como revelamos los cinco mundos. Baal HaSulam escribe en la Introducción a la sabiduría de la Cabalá que todos los mundos existen en el interior de la persona. La sabiduría de la Cabalá es la revelación del Creador a los seres creados, dentro del ser creado, es decir, dentro de sus deseos corregidos (sentidos). Al revelar el atributo de otorgamiento, también alcanzamos su Fuente, su Fundador. Este alcance profundo se llama el Creador.

Material Relacionado:

De la lección del artículo “la esencia de la sabiduría de la cábala, 13/10/2009

Podemos elevarnos por encima de la creación

Los mundos espirituales son grados de conexión entre nuestras almas

El desarrollo espiritual podría sentirse como un paseo intenso

laitman_2008-12-25_8472_wp[1]Muchas personas me preguntan: ¿Qué debo hacer con mis deseos y como puedo combatir las obstrucciones?

El rompimiento (o la corrupción) significa que la creación unificada (el alma, el Kli) se dividió o rompió en muchas partículas antagonistas. Su corrección radica en reunirlas a pesar de su fuerza de rechazo. En otras palabras, la fuerza de unidad (la Luz, el otorgamiento, el amor) debe ser más fuerte que las fuerzas de repudio mutuo (el egoísmo, el odio). Estas fuerzas, sin embargo, no se cancelan una a la otra, como está escrito, “El héroe no es quien mata a su enemigo, sino quien le sirve”.

Por lo tanto no debemos buscar la mala inclinación en nuestros asuntos diarios, sino solamente en nuestra resistencia a unificar nuestros deseos hacia la corrección, que es la equivalencia con el Creador. Tan pronto madura el ego de una persona lo suficiente para que esa persona empiece a corregirlo, aparece dentro un punto en el corazón que es el principio de su aspiración hacia la unidad. Entonces se le lleva al grupo, en donde el Creador reúne a todos aquellos que están maduros para su corrección.

Si la persona participa en el grupo para unificar las aspiraciones de cada quien por el Creador en un firme deseo de unidad, esto evoca la fuerza de corrección durante el estudio. Entonces la fuerza brilla en la aspiración común de adhesión entre nosotros y el Creador, la fuerza de otorgamiento y amor. Eso dispara el proceso de “persecución”.

La persona siente como si cabalgara un fogoso caballo que corre frenéticamente hacia delante y la persona se siente incapacitada para actuar. Entre más fuerte se vuelva dentro del grupo, entre más rápido corrija la situación, más rápido y con mayor fuerza ingresará en el grupo en el siguiente nivel. Esto a su vez revelará más aún su ego y se encontrará de nuevo montando el caballo. Así es como rápidamente alcanzará el final de la corrección.

Algún día la carrera terminará porque las fuerzas del ego no son ilimitadas. Cada persona tiene su propia medida, la capacidad de su alma que tiene que revelar y corregir.

Material Relacionado:

De la 1 º de parte de la lección, 13/10/2009

Si la sociedad lo desea, va usted a adorar un caballo

Un juego de lo más serio

La resistencia espiritual

5 minutos de luz- “Oportunidad para un cambio positivo”

Este fin de semana tomará lugar el congreso de Buffalo y el próximo fin de semana en Turkia. ¿Qué podemos obtener de los congresos? ¿Podemos afectar un cambio en el desarrollo del mundo para pasar al camino del sufrimiento al camino de la luz?

Rav: Nuestro mundo es un maniquí. Se encuentra en un grado de espesor animal. Ni los gobernantes del mundo -aparentemente “gobernantes”- ni sus “sabios”, ni tampoco los “poderosos”. Ninguno de ellos entiende lo que está pasando.

Siempre hubo gente que pensaba que sabía lo que había que hacer en el mundo: cómo afectar algún cambio positivo, transformar el mundo, hacer revoluciones, etc.

Pero hoy, nadie tiene idea. El mundo ha llegado a un estado en el que todos ya se sienten como niños perdidos. Se ven frente a algo que no pueden controlar.

Incluso los sistemas que nosotros mismos creamos, como el sistema económico -que es algo tan artificial: imprimir dinero, nosotros, los bancos, nuestros, las compañías de seguro y las bolsas de valores, nuestras.

nosotros lo construimos todo. Esas cosas no llegaron de la naturaleza; es todo artificial. Entonces ¿Por qué no podemos controlar esos sistemas? ¿Por qué no somos capaces de hacerlo?