entradas en '' categoría

La Cabalá y la sociedad del audio libro

Love-is-Providing-Others-With-the-Means-to-Fulfill-Their-Point-in-the-HeartHace siete años adquirí un PDA Palm Pilot que resultó ser un archivo muy útil para almacenar un gran número de libros electrónicos que “siempre me acompañan”. Pensé que si yo quiero leer audio libros de Cabalá, otras personas querrían hacer lo mismo.

Así que empecé a realizar audio libros de nuestros materiales y los publiqué en diferentes sitios. Al principio estuvieron disponibles en inglés, después en hebreo y al final también en ruso.

¡Hace poco tiempo rompí un record histórico: el número de libros descargados llegaron a 25,000!

Lo que es muy impresionante es que las personas están descargando estos libros. ¡Les recomiendo hacer lo mismo!

Attaining the Worlds Beyond

Freedom of Will

Interview with the Future

Kabbalah – All Worlds

Kabbalah – Book of Creation

Kabbalah – Peace in the World

Kabbalah and Philosophy

Kabbalah in 90 Minutes

Kitvei Baal Sulam (כתבי בעל הסולם)

Lir’ot Tov (לראות טוב)

Necessary Kabalistic Terminology for Beginners by International

Academy of Kabbalah – Ashlag Research Institute

Passages before going to sleep

Shamati (What I Heard)

Shamati –שמעתי

The Experience of Kabbalah

The Path of Kabbalah

The Wisdom of Kabbalah

Kabbalah for Beginners  

La Cabalá es el programa operativo de la creación

IsraelIsAllthePeopleWhoAspireTowardtheCreator_thumbLa ciencia de la Cabalá no es solamente la descripción de toda la realidad sino más bien es el programa operativo de toda la creación, el instructivo para que las criaturas sepan cómo utilizar toda la realidad. El programa está escrito de tal forma que constituye una realidad entera por sí mismo. Cuando leemos los textos cabalísticos o cuando hablamos de ellos, cuando pensamos en ellos o los sentimos, involuntariamente absorbemos la Luz en nuestro deseo aún no formado. La Luz moldea este deseo, llevándonos a una nueva realidad.

Necesitamos comprender que la ciencia de la Cabalá incluye todo dentro de ella misma, el material (el deseo, la creación) y la Luz (el Creador). De hecho, el Creador en hebreo se escribe “Bo-Re”, que quiere decir, “ven y ve” lo que se revela en las vasijas de percepción de la criatura.

Es un programa de la creación que incluye toda la creación de principio a fin y comprende todo lo que podemos percibir, junto con la Fuerza que nos creo y que gobierna todo. No existe nada que no esté cubierto por esta ciencia. Por error, pensamos que esta ciencia es la descripción de alguna esfera de la creación y sus propiedades.

Pero la Cabalá no es una descripción. Las letras mismas son las vasijas de percepción. Las acciones de las que habla la ciencia de la Cabalá son acciones reales y si pudiéramos leer estas líneas como fueron escritas, realizaríamos estas acciones durante la lectura. En realidad, estamos leyendo dentro de nuestro deseo y nuestro deseo habría efectuado la acción de inmediato y simultáneamente durante la lectura del texto.

La ciencia de la Cabalá es la realización real de todo el material de la realidad y no una descripción de la estructura de la creación y la forma en que opera. La ciencia de la Cabalá por sí misma pone en movimiento toda la realidad. Los cabalistas escriben sus libros para aquellos que ya poseen una pantalla anti egoísmo en sus deseos por recibir placer y pueden inmediatamente completar todas las acciones.

¿Qué enseña el lenguaje de las ramas?

29_100_wpPregunta: ¿Adquiere el hombre el conocimiento sobre las raíces espirituales durante el proceso del estudio?

Respuesta: El hombre adquiere muchos conocimientos intelectuales mediante el estudio de la Cabalá, pero eso no tiene nada que ver con alcanzar las raíces. Alcanzar las raíces se llama al alcance de los atributos de otorgamiento. No es conocimiento; es alcanzar las correcciones, cualidades, nuevas cualidades.

Ahora tengo 613 deseos corporales y cuando los alcanzo en su forma espiritual, es decir que se convierten en 613 deseos de otorgamiento, eso quiere decir que he alcanzado mis raíces.  Me alcanzo a mi mismo como alguien que da, en lugar de a mi mismo como alguien que recibe. A eso se le llaman mis raíces.

El Mundo Superior es lo que se dibuja en mí a través de mis cualidades corregidas. Las raíces son mis cualidades. Es como ahora lo que veo en este mundo… ¿Que quiero decir con que veo algo? Me siento a mi mismo aquí. Esa imagen está dentro de mi mismo, la imagen de este mundo. La conexión, o la imagen interior, la conexión que tengo entre mis cualidades es lo que yo llamo este mundo.

Tengo muchas impresiones y diferentes conexiones en mi esquema interior y yo siento todo eso. A eso es a lo que yo llamo este mundo. Cuando ese esquema dentro de mí trabaje para el otorgamiento, en el nivel más mínimo, con todos sus puntos, eso será alcanzar las raíces.

La conexión entre lo que yo tenía antes cuando sentía este mundo dentro de mi esquema corporal, cuando estaba totalmente conectado para recibir en mis cualidades, y el esquema que ya está conectado al programa de otorgamiento, la conexión entre estos dos, a eso se le llama en lenguaje de las ramas.

¿Qué me da ese lenguaje? Empiezo a entender cómo es que el Creador creo los niveles, los peldaños, los grados de alcance. Eso es lo que empiezo a reconocer.  No lo que está ocurriendo en determinado nivel, en la superficie, sino lo que está entre los niveles. Cómo es que ocurrió un ascenso o un descenso entre los niveles.

¿Por qué necesito saberlo? Si yo conozco un solo nivel, entonces soy, ya sea inanimado, vegetativo o animado en ese nivel. Si estudio la diferencia entre esos niveles, entiendo cómo puedo transformarme. Es decir que el lenguaje es el medio para elevarse a cada vez. No nos explica el lenguaje de las ramas. No nos explica lo que pasa en la superficie como lo hace nuestro lenguaje, que me dice que este es un oso, esta es una casa y aquí está la mesa y el auto.

No, el lenguaje de las ramas me explica la diferencia, la brecha entre este mundo y el mundo espiritual, la conexión entre la raíz y la rama. Eso es lo que me explica. No es que estudie el mundo espiritual, por sí mismo. Más bien estudio ambos mundos, uno contra el otro y entonces aprendo sobre la acción del Creador.

Lo que es importante aquí, no es el nivel mismo, sino lo que se encuentra entre los niveles y esto me ayuda a entender cómo me puedo transformar y elevarme cada vez más.  Esto debemos aprenderlo de un Maestro.

(Extracto de la clase sobre el artículo, La esencia de la sabiduría de la  Cabalá, correspondiente al 29 de octubre de 2009)

Material Relacionado:

De la lección del artículo “La Esencia de la Cábala, 29/10/2009

La ley de raíces y ramas: la ley más importante en la Cabalá

Tenemos la libertad de cambiar nuestro destino

¿Cúal es mi destino?

Solamente una persona con alcance espiritual puede aprender la ciencia de la Cabalá

michael-laitman_221Un estudiante que estudia la ciencia de la Cabalá tiene un problema: para entender lo que el maestro está diciendo, tiene que estar en su nivel. El maestro puede estar hablando sobre niveles muy elevados, pero puesto que todos los niveles son semejantes entre sí y cada uno tiene los mismos detalles que los demás, el estudiante puede al menos entender lo que se dice según su nivel espiritual actual.

Sin embargo, si el estudiante aún no ha ascendido a ningún nivel espiritual y existe solamente en este mundo, entonces no puede entender el lenguaje de las ramas. El lenguaje de las ramas significa que una persona alcanza las cosas que existen en este mundo, las ramas, así como las raíces en el nivel espiritual. Entonces tiene un entendimiento claro de la conexión entre los dos y puede comprender lo que el maestro dice.

Pero si el estudiante no tiene el alcance las raíces, entonces no puede comprender lo que el maestro le está diciendo. El maestro estará diciendo palabras que el estudiante no podrá identificar. Cuando una persona tiene el alcance sólo de este mundo, no tiene el alcance de las ramas porque no conoce sus raíces. Las ramas son lo que desciende de las raíces. No puede existir una rama sin una raíz o una raíz sin una rama. El lenguaje de las ramas no puede siquiera iniciarse a menos que uno tenga el alcance de la esencia espiritual, las raíces de las ramas.

Por lo tanto, un estudiante no puede entender al maestro hasta que tenga el alcance de las raíces espirituales. Solamente entonces podrá alcanzar todas las conexiones entre las raíces y las ramas, basándose en las palabras de su maestro. Desgraciadamente, esto es un hecho. Por lo tanto, el estudio de la ciencia de la Cabalá es para aquellos que poseen alcance espiritual.

Mientras una persona no tenga alcance espiritual, tiene que tener claro el hecho que no está estudiando la ciencia de la Cabalá. Solamente está usando esta “maravillosa cualidad” (Sgula) para revelar las raíces. Esta es la única razón por la que estudiamos.

Por consiguiente, no debemos confundirnos intentando adquirir conocimientos sobre “algo”, sino enfocarnos solamente en el hecho de que necesitamos la Luz que reforma y la necesitamos tan rápido como sea posible. Si alcanzamos las raíces con la ayuda de esta Luz, entonces entenderemos de lo que habla la Cabalá. En ese momento, cuando estudiemos los conceptos descritos en los libros, estaremos estudiando esta ciencia. Actualmente, sin embargo, no estamos estudiándola porque no conocemos la conexión entre las raíces y las ramas puesto que todavía no hemos alcanzado las raíces.

La ciencia de la Cabalá empieza con el alcance espiritual y no antes de eso. Antes, uno puede aspirar únicamente a evocar la influencia de la Luz sobre uno (Sgula).

Podemos cambiar nuestro destino

laitman_2009-05-xx_ny_4848Pregunta: ¿Se puede cambiar lo que está destinado para nosotros desde arriba, si alcanzamos las raíces?

Respuesta: ¡Sin duda! Cambiarás todo por completo: los sufrimientos por el bienestar, porque empezarás a ver el bien en lugar del mal en todo lo que sucede.

Todo cambiará (en tu percepción).  Lo aceptarás todo y verás que es bueno y benéfico para que avances. Consulta el artículo de Baal HaSulam, Ocultación y revelación del rostro del Señor.

(Extracto de la lección sobre el artículo La esencia de la sabiduría de la Cabalá, el 29 de octubre 2009)

Material Relacionado:

Tenemos la libertad de cambiar nuestro destino

¿Cúal es mi destino?

Si desea cambiar su destino, cambie su deseo, no su nombre

El nivel de un cabalista refleja el egoísmo de la humanidad

go-aroundRecibí una pregunta: ¿Cuál es la diferencia entre los libros escritos por los cabalistas en el pasado y los libros que han escrito los cabalistas modernos?

Respuesta: Baal HaSulam dice que el Rabí Akiva verdaderamente sabía más que Rabí Shimon puesto que él lo había precedido: era su maestro. Sin embargo, el nivel de los cabalistas anteriores a Rabí Akiva era todavía más elevado.

No es necesario decir que Baal HaSulam sabía menos que el Rabí Shimon y menos que todos los cabalistas anteriores. Sin embargo, con el propósito de que se ocupara de nosotros, se le concedió la oportunidad de aprender y expresar sus grados. Esto es lo que escribe de sí mismo.

Evaluamos a un cabalista por sus libros, “¡Este es un libro magnífico! Entiendo todo lo que dice. ¡Se trata de un gran cabalista!”. Pero, si entiendo sus libros, tal vez no sea tan bueno después de todo.

En otras palabras, calificamos a una persona basándonos en cuán cercano está de nosotros y en la medida en que puede descender a nuestro nivel, no según su elevación, sino según su habilidad de ser maestro. Y para que sea nuestro maestro, no es necesario que sea grande.

Junto con el desarrollo histórico del egoísmo en cada persona y en la sociedad como tal, el nivel de los cabalistas está disminuyendo.

Durante la “era del Templo” (el Templo es el alma de cada persona en el estado de otorgamiento y amor, y la caída del Templo es el descenso a relaciones de odio), las personas claramente percibían la espiritualidad, es decir sentían amor y solidaridad, vivían como un solo hombre y eran semejantes al Creador. Comprendían y sentían estas cosas por sí mismos.

No podemos imaginar lo que eso significa. Está escrito que comparados con ellos, nosotros somos como asnos junto a personas. Esto no es una exageración o una hermosa expresión, ellos tenían una mentalidad, una visión y un sentido totalmente distintos.

(Extracto de la lección sobre el artículo, La esencia de la sabiduría de la Cabalá del 28 de octubre de 2009)

No serás tu quien termine el trabajo

42_100_wpNuestra tarea es empezar el trabajo de nuestra corrección, sin preocuparnos de su terminación. Esto no quiere decir que debamos abandonar la labor a la mitad, sino más bien debemos considerar siempre que el resultado que obtenemos siempre es el correcto ya que procede del Creador.

Tan sólo nos parece que conocemos cómo debe desarrollarse el proceso, pero en realidad de repente todo nos sale al revés. La Luz Superior y el ambiente, al influir sobre nosotros, producen cambios que nos hacen ver que la tarea que habíamos empezado resultó estar totalmente equivocada. Así de esta manera, debemos volver a empezar de nuevo.

Este es el trabajo de corrección sobre uno mismo, “la corrección de los errores”, que el Creador termina por nosotros. Siempre tenemos que empezar desde el principio, sin desesperarnos, avanzando en una sola dirección: hacia Él (hacia el atributo de otorgamiento). Sólo entonces el Creador terminará el trabajo por nosotros.

Con todas nuestras fuerzas debemos intentar terminar la acción, aunque el resultado final sea absolutamente distinto a como nosotros lo esperábamos. Esto sucede porque la Luz nos convierte en lo opuesto y por eso sentimos que pasamos por tantos cambios en el proceso del trabajo espiritual.

El hecho es que no sabemos cuál será el resultado final. No conocemos lo que es el atributo de otorgamiento y por eso no imaginamos cuál será el resultado de cada uno de nuestros pasos. Si nuestros esfuerzos terminan siendo totalmente opuestos a lo que pensábamos, puede ser precisamente una señal positiva de que nos estamos acercando a la verdad.

(Extracto de la clase sobre la carta 32 de Baal Sulam correspondiente al 29 de octubre 2009)

Material Relacionado:

De la Lección: Escritos de Baal HaSulam, Carta 32, 1927

Estábamos equivocados…

No temas equivocarte y empezar de nuevo

25_100_wpSi una persona avanza correctamente, entonces no se sentirá segura de sí misma o confiada en el camino espiritual. No pensará, con toda arrogancia, que sabe todo lo que le pasará en la vida, sino más bien, confía solamente en Aquel que lo gobierna y efectúa todas las acciones. Sabe que sólo le falta conectar con Quien gobierna, otorga, el Gobernante Superior. Esa es la clave para avanzar correctamente.

Sin embargo si la persona está confiada y orgullosa pensando que lo sabe todo, entonces ni siquiera entenderá que se encuentra en el camino de un pequeño propietario e incluso que no ha probado en realidad la espiritualidad.

No deben ustedes tener miedo de reconocer sus errores. El camino correcto es el camino en el que descubrimos los errores y los corregimos, solamente para descubrir más errores por corregir y así sucesivamente.

(Extracto de la clase sobre la carta 32 de Baal HaSulam correspondiente al 29 de octubre de 2009)

Material Relacionado:

De la Lección: Escritos de Baal HaSulam, Carta 32, 1927

Estábamos equivocados…

Lección diaria de Cabalá correspondiente al 29 de octubre de 2009

Preparación de la lección diaria de Cabalá

Descargar: video / MP3

Preámbulo al comentario Sulam del Zohar

Descargar: video / MP3

Artículo de Baal HaSulam, La esencia de la sabiduría de la Cabalá, Lección 8

Descargar: video/ MP3

Escritos de Baal HaSulam, Carta 32, 1927

Descargar: video / MP3

Diseminar es asociarse con el Creador

laitman_2009-03_4166Siempre digo que con el fin de tener éxito en el estudio de la Cabalá, tenemos que diseminar. Sin embargo, siento que la “diseminación” no es una palabra adecuada porque me hace ver como un vendedor o un agente de seguros que está endosando sus pólizas a todo mundo. Cuando hablamos de diseminar la Cabalá podría sonar como si intentáramos imponernos a los demás.

Hoy en día, la palabra “diseminación” se asocia con el comercio y la diseminación de bienes. Por lo tanto, cuando hablamos de la diseminación de la Cabalá, quienes no están familiarizados con el término piensan que involucra el comercio o los negocios, que estamos vendiendo para obtener una ganancia. En otras palabras, esta palabra es muy delicada.

Pero en realidad nuestra vida entera se compone de diseminación, porque el verdadero significado de esta palabra es acercarse al Creador, esparcir, expander, revelar y alcanzar. Toda la creación empieza con la diseminación. Es decir, que empieza como un solo punto en donde de pronto, de la nada, nace algo que existe: Yesh Mi Ain (algo de la nada) y después procede a diseminarse a través de cuatro fases de Luz Directa, produciendo todos los mundos bajando hasta el nuestro.

El último grado espiritual brota en nuestro mundo con una pequeña y única carga espiritual. Toda la materia en nuestro mundo, todo el universo, nace de esa única chispa en un proceso llamado el Big Bang, para después seguir diseminándose. Se desarrolla de esta manera hasta que forma nuestro sistema solar, nuestro globo terráqueo y todo lo que existe allí.

Todo eso pertenece a la diseminación del Creador en los seres creados para llevar a la creación a la equivalencia con Él. Esto sucede bajo la influencia de la Luz, Su atributo de otorgamiento. Verdaderamente, cualquier nacimiento o desarrollo constituye una diseminación. En otras palabras, el verdadero atributo interno de la diseminación es una asociación con el Creador. Significa ayudar al Creador, entregar y revelar Su idea al mundo actuando junto a Él.