El asistente del Creador

laitman_17-44_wp[1]Por ahora, en nuestra mente, queremos acercarnos al Creador, de abajo hacia arriba para alcanzarlo. Sin embargo, cuando diseminamos,  caminamos al lado de Él. Por consiguiente, la persona que se dedica a la difusión, es considerada como un compañero igual al Creador.

El Creador no puede hacer diseminación en lugar de nosotros, o revelarse Él mismo en nuestro mundo. Si el Creador se revelara, automáticamente todos aspiraríamos a Él,  como algo muy valioso, admirable, precioso y nunca nos podríamos liberar de nuestro egoísmo que se obsesionaría con el Creador de tal manera, que perderíamos la razón deseando recibir Su llenado.

Por esta razón Él necesita ocultarse, en tanto nosotros no hagamos una restricción y nos elevemos por encima de nuestro egoísmo. Cuando lo logremos, podremos revelarlo para volvernos semejantes y al mismo tiempo opuestos a Él.

Si me hago un  escudo, una pantalla, que  me separe de Él, entonces el Creador  puede revelarse. Entre nosotros siempre quedará la ocultación al cien por ciento, y la única pregunta es si Él se oculta, o yo oculto mi egoísmo de Él.  En la medida que yo forme mi propia pantalla, el Creador puede retirar Su pantalla.

La diseminación de la Cabalá, la revelación del Creador a la creación, no es algo que vaya en contra nuestra, sino más bien se trata de movernos junto con Él y convertirnos en Su compañero.  Y en este caso hasta podemos caminar delante de Él, diseminando la sabiduría que habla de la forma de revelar al Creador. Seremos Sus mensajeros, Sus agentes, Sus asistentes, Sus manos. .

Así de importante es mi misión para el Creador, sin hablar de  las personas que sufren, como niños pequeños, sin siquiera poder entender la razón de sus sufrimientos.

(Extracto de la lección 4 del congreso en Turquía, correspondiente al 23 de octubre 2009)

Material Relacionado:

Lección 4

Ver

Escuchar

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: