El desarrollo espiritual podría sentirse como un paseo intenso

laitman_2008-12-25_8472_wp[1]Muchas personas me preguntan: ¿Qué debo hacer con mis deseos y como puedo combatir las obstrucciones?

El rompimiento (o la corrupción) significa que la creación unificada (el alma, el Kli) se dividió o rompió en muchas partículas antagonistas. Su corrección radica en reunirlas a pesar de su fuerza de rechazo. En otras palabras, la fuerza de unidad (la Luz, el otorgamiento, el amor) debe ser más fuerte que las fuerzas de repudio mutuo (el egoísmo, el odio). Estas fuerzas, sin embargo, no se cancelan una a la otra, como está escrito, “El héroe no es quien mata a su enemigo, sino quien le sirve”.

Por lo tanto no debemos buscar la mala inclinación en nuestros asuntos diarios, sino solamente en nuestra resistencia a unificar nuestros deseos hacia la corrección, que es la equivalencia con el Creador. Tan pronto madura el ego de una persona lo suficiente para que esa persona empiece a corregirlo, aparece dentro un punto en el corazón que es el principio de su aspiración hacia la unidad. Entonces se le lleva al grupo, en donde el Creador reúne a todos aquellos que están maduros para su corrección.

Si la persona participa en el grupo para unificar las aspiraciones de cada quien por el Creador en un firme deseo de unidad, esto evoca la fuerza de corrección durante el estudio. Entonces la fuerza brilla en la aspiración común de adhesión entre nosotros y el Creador, la fuerza de otorgamiento y amor. Eso dispara el proceso de “persecución”.

La persona siente como si cabalgara un fogoso caballo que corre frenéticamente hacia delante y la persona se siente incapacitada para actuar. Entre más fuerte se vuelva dentro del grupo, entre más rápido corrija la situación, más rápido y con mayor fuerza ingresará en el grupo en el siguiente nivel. Esto a su vez revelará más aún su ego y se encontrará de nuevo montando el caballo. Así es como rápidamente alcanzará el final de la corrección.

Algún día la carrera terminará porque las fuerzas del ego no son ilimitadas. Cada persona tiene su propia medida, la capacidad de su alma que tiene que revelar y corregir.

Material Relacionado:

De la 1 º de parte de la lección, 13/10/2009

Si la sociedad lo desea, va usted a adorar un caballo

Un juego de lo más serio

La resistencia espiritual

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta