Un instructivo para sanar

izuchayu_knigu_100_wpLa lección diaria de Cabalá es una terapia para el deseo. Es el método que hace posible  conducirlo a la espiritualidad.  Cuanto más asista a las sesiones terapéuticas de Cabalá, más elevadas serán mis posibilidades de sanar, es decir, de transformar mi naturaleza.

Sin embargo, estar presente no es suficiente.

En primer lugar, debo comprender por qué llego a la clase y cuál será el resultado. Por esta razón, lo más importante durante la lección es mi intención de cambiar para alcanzar la espiritualidad.

Si llego a la clase sencillamente a escuchar sin la intención de cambiar, no me ayudará a revelar el Mundo Superior, ni al Maestro o el ambiente. La clase debe representar para mí la posibilidad consciente de sanar el alma que el Creador rompió. El Maestro me muestra la dirección correcta. El ambiente me brinda su apoyo durante  el camino a la Meta. Sin embargo, soy yo el que debe comprender la importancia de la Meta.

Por otro lado, no tiene gran importancia qué tanto entiendo el tema de la lección. ¿Acaso entiendo cómo funcionan los medicamentos que me prescribe el médico? Los doctores nos hablan de las enfermedades con palabras incomprensibles; los nombres de los medicamentos tampoco nos aclaran nada. Simplemente nos sentimos mal.

Lo mismo ocurre con la curación del alma: durante la clase es suficiente sentir que estoy enfermo y que acepto el tratamiento. Existe un mecanismo espiritual de curación que funciona si lo pido. Sólo es necesario prepararse correctamente para la curación.

Lo que espero de la clase es la curación del alma y con este fin me preparo de antemano.

(Extracto de la clase de introducción durante el congreso en Búfalo, Nueva York, el 16 de octubre 2009)

El instrumento milagroso que cura el alma

La fuerza mágica del libro autentico de cábala

El método de corrección

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta