Una pregunta del corazón de un niño

detsky-vopros_buffalo_02_w[1]Recibí una pregunta: Cuando usted da sus lecciones no las entiendo. ¿Cómo las puedo sentir en el corazón?

Mi respuesta: Te voy a decir un secreto, nadie las entiende, y de todas maneras las oyen. Las escuchan y no las entienden, las vuelven a escuchar y de todas formas no las entienden, una y otra vez. Sin embargo, gradualmente, la mente se desarrolla y surge en la persona un sentido que le permite empezar a reconocer y sentir.

Los bebés tampoco entienden nada al principio, pero cada día al ir creciendo, empiezan a caminar, hablar y a la larga serán como tu.

La gente no entiende hoy lo que mañana sabrá. La persona vive, crece y escucha y lentamente se revela en su corazón la posibilidad de que pueda sentir y comprender un poco más. En el corazón se revela toda una gama de sensaciones y aparecen muchas ideas en la mente. Así es como el mundo se vuelve más y más amplio.

Pero nuestro mundo tiene un límite, y nosotros queremos ir más allá de este límite. Estamos de pié en la frontera y anhelamos salir de nuestra “burbuja”. Para ser libres tenemos que escuchar muchas veces e intentar sentir; tenemos que crear una presión interna dirigida hacia esa división invisible. Empujar una y otra vez hasta que logremos hacer una abertura y podamos finalmente salir al enorme mundo exterior

Un comentario para los adultos: nuestra vida en este mundo empieza con la penetración de la semilla masculina en un óvulo femenino lo cual representa la penetración de una pequeña cantidad de otorgamiento en la esfera o atributo de recepción. Así es como una nueva vida empieza a desarrollarse en su interior.

Hoy, sin embargo, debemos abandonar esta “burbuja” que creció durante nuestro desarrollo. Ha llegado la hora de volver afuera.

(Extracto de la lección para los niños en el congreso de Búfalo el 17 de octubre 2009)

Material Relacionado:

Lección de niños congreso de Búfalo

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta