Continuaremos aspirando hasta alcanzar el Infinito

v_okno_100_wpCuando el Partzuf AB pide a Galgalta la Luz, despierta un deseo suplementario en Galgalta.  Con su ayuda, Galgalta atrae una Luz más poderosa de lo que atraería  por sí mismo. El más bajo de todos los Partzufim producirá la Luz más poderosa, Yejidá, en Galgalta, y recibe la Luz más tenue, Nefesh de-Nefesh.

La Luz de Ruaj es algo totalmente nuevo comparado con la Luz de Nefesh; como una flor comparada con una piedra: la primera está viva, mientras que la segunda es inanimada. Sin embargo, AB no sabe nada sobre esto y no lo siente. Recibirá todo sólo hasta su regreso arriba.

Cuando ascendemos de abajo hacia arriba, reunimos toda la Luz que despertamos en los Partzufim Superiores. Cuando ascendemos al Mundo del Infinito tenemos toda la Luz de NaRaNJAY.

Hasta el final de la corrección (Gmar Tikun) existe una ley operativa de la correlación inversa de Luces y Kelim. Por lo tanto, cada Luz no está en su lugar, ni en su propio Kli. Sólo cuando los diez Sefirot de la Luz Directa y los diez Sefirot de la Luz Inversa se unan completamente de arriba hasta abajo en un solo y infinito Kli, HaVaYa, con la Luz Or Joser de abajo hasta arriba, entonces las Luces ocuparán sus lugares y cada uno recibirá toda la Luz que despertó y atrajo en algún momento y lugar, en cualquier otro lugar del Partzuf.

Cada persona participará en todas estas acciones y empezará a sentirlas. Cada quien adquirirá su infinitud. ¡Y esto le sucederá a cada persona!

Pero, hasta entonces, las Luces nunca se encuentran dentro en su propios Kelim y por lo tanto el placer que sentimos siempre será incompleto. Eso continuamente despertará un deseo que empuja a cada persona a aspirar al Infinito.

(Extracto de la lección sobre El prefacio a la sabiduría de la Cabalá, correspondiente al 24 de noviembre 2009).

Material relacionado:

Permanecer en camino de tres a cinco años
Nosotros mismos no sabemos cuánto hacemos

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta