Descubre los juicios del infierno en tu interior

laitman_2008-12-07_6476[1]El Zóhar. En Gehenom (el infierno) hay secciones sobre secciones: la segunda, la tercera y así sucesivamente hasta la séptima (siete Sefirot-Klipot). Bienaventurados sean los justos (quienes otorgan) que se guardan de no cometer las obras de los pecadores (quienes actúan en beneficio propio), que se apartan del camino criminal (que son opuestos al Creador: amor y otorgamiento) y el pecado no los ha corrompido (la recepción).  

Pero esto es así ahora con aquellos que se han corrompido. Cuando mueren (cuando se apartan de la Luz de la Vida) y van al mundo de la verdad (cuando toman consciencia de la verdad), descienden hasta la sección más baja de Gehenom (para tomar conocimiento completamente de la naturaleza de la recepción y el otorgamiento).

Dos secciones del infierno (las cualidades egoístas del hombre) contiguas se llaman Sheol y Avadon. Aquellos que descienden a Sheol son juzgados ahí (se juzgan ellos mismos) y reciben un castigo (que les ayuda a corregirse). Entonces son elevados a una sección superior. Y así van ascendiendo grado por grado hasta que logran salir de allí. Sin embargo, aquellos que descienden a Avadon nunca ascienden desde allí (ya que esta cualidad no puede ser corregida). Por eso se llama Avadon, pues quien se encuentra allí está perdido (Avud en hebreo) para siempre. Esta cualidad se corregirá cuando todas las almas alcancen la corrección final. Cada alma debe pasar por todas las correcciones y nadie se encuentra libre de estas dos cualidades egoístas.

Todo esto habla de los discernimientos interiores que una persona debe realizar en su interior. No habla una sola palabra de este mundo, sino únicamente del mundo interior de uno. Después de todo, una persona es un pequeño mundo.

Debo profundizar en mi mismo y descubrir a qué cualidad interior alude cada palabra. En realidad sólo existen dos cualidades en mi interior: la recepción y el otorgamiento, no existe nada más. Así pues empiecen a profundizar y busquen estas cualidades que menciona El Zóhar, como si estuvieran en la oscuridad sin otra cosa más que una vela. Gradualmente, una nueva dimensión empezará a abrirse dentro de ti y empezarás a ver toda clase de cualidades de recepción y otorgamiento. Todas las palabras del Zóhar encontrarán sus lugares allí. Al igual que un niño empieza a percibir su entorno, así este mundo interior nuevo, gradualmente se empezará a formar dentro de ti. Y entonces empezarás a entender que el mundo que te es familiar también se percibe allí dentro.

Así es como El Zóhar nos cambia cuando buscamos lo que está escrito en nuestro interior, en lugar de intentar juzgarlo con nuestra mente como si fuera algo externo.

Material Relacionado:

El libro del zóhar nos muestra el camino a un pozo de agua viva

Requiere preparación armonizarse con el libro del zohar

La sirvienta y la señora descritas en el libro del zohar están dentro de ti

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta