El Libro del Zóhar es un boleto para el Mundo Espiritual

lecture_thumbEs bien sabido que El Libro del Zohar es único. La razón de esto es que es el único libro con el poder de llevar a los seres humanos al mundo espiritual. Esta misión sin paralelo es lo que le ha dado fama a este libro y ha hecho que la humanidad tenga una relación muy particular con él.

La Naturaleza nos prepara una entrada muy peculiar a nuestro mundo; nacemos sin conocer nada y sin que se nos explique nada de antemano. Un niño no hereda de sus padres o de las generaciones anteriores el intelecto, las sensaciones o los recuerdos. La persona nace como una cáscara vacía y empieza a sentir el mundo como caliente, frío, luz, oscuridad, sonidos y silencio.

En un principio el bebé no siente nada. Pero gradualmente empieza a reaccionar al sonido y a la luz y después sobre esto reconoce a su madre y advierte acciones que le hacen a él. En respuesta el bebé ríe o llora y gradualmente empieza a explorar el mundo y desea descubrir lo que está sucediendo a su alrededor. Empieza a identificarse con su cuerpo y así es como va creciendo.

Comparado con esto, es sorprendente que los animales pequeños sepan todo y aprendan a sobrevivir independientemente en sólo unos cuantos días, mientras que el bebé del hombre permanece totalmente indefenso si no tiene el cuidado de los adultos por mucho tiempo. Si abandonamos a un bebé del hombre en el bosque crecería como los animales que lo rodean.

El desarrollo de un bebé humano se basa únicamente en las impresiones, los ejemplos y los modelos de comportamiento de este mundo, los cuales recibe de los adultos. La gente ha creado música para los niños, juguetes, áreas recreativas y juegos creados para enseñar a los niños a desarmar y armar objetos y distinguir los colores y los sonidos. El propósito de estos juegos es preparar al niño a vivir en nuestro mundo.

Los padres de un niño y la gente que lo rodea están listos para proporcionar todo lo necesario para que el niño crezca según las normas de su generación y el mundo en donde vive. Nuestros instintos nos dirigen a transmitir nuestro conocimiento al niño, puesto que de otra forma no estaría preparado para la vida en nuestro mundo.

Este tipo de formación es natural y no puede transformarse. No podemos proporcionar información a un ser humano conectándolo directamente a una computadora que le transfiera un conocimiento enciclopédico. No podemos sencillamente “instalar” una formación adecuada para desarrollar los sentimientos y las reacciones de un niño. Podemos lograrlo gradualmente a medida que se va moldeando su personalidad y adquiere y acumula impresiones.

Este proceso toma al menos veinte años de la vida de un ser humano. Y cuando nos convertimos en adultos, aún continuamos aprendiendo y desarrollándonos y muy a menudo terminamos deplorando el no haber adquirido más conocimientos en las etapas más tempranas de nuestra existencia.

Nuestro nacimiento y desarrollo en el mundo espiritual involucra procesos similares, pero la diferencia es que continuamos también existiendo en el mundo material, que es una especie de inconveniente. Igual que en el mundo físico, el crecimiento en el reino espiritual requiere de unos padres, entorno, juguetes, educación, una formación y explicaciones adecuadas. Si no contamos con ejemplos correctos, entonces no estaremos preparados para vivir en el mundo espiritual y por consiguiente no se nos revelará. Y aunque se revelara no seríamos capaces de reconocerlo.

Baal HaSulam escribe en el siguiente artículo, Cuerpo y alma, “El ser humano no puede existir en nuestro mundo sin tener conocimiento de él, y de igual forma, su alma no puede existir en el Mundo Superior sin tener conocimiento de éste. Además, el conocimiento del Mundo Superior en realidad sirve como una forma de percibir la vida en él”.

Si un infante es abandonado en su cuna sin atención alguna y sólo se satisfacen sus necesidades físicas, no se convertirá en nada sino en un cuerpo que vive y respira. No podemos desarrollarnos a menos que recibamos nuevas y diversas impresiones constantemente. No importa si no entendemos el significado detrás de muchas de estas impresiones, igual como un niño no entiende gran cosa de lo que le ocurre. Sin embargo, estamos llenos de estas impresiones y las empleamos para crecer. Lo mismo ocurre en el mundo espiritual. Debemos llenarnos con diversas impresiones que se originan en el mundo espiritual y que no existen en nuestro mundo.

Y es precisamente de esta forma en que El Libro del Zóhar nos influye y es la razón de que este libro sea tan especial. Cuando una persona lee o escucha este libro, empieza a transferir impresiones de un mundo más elevado y desconocido de él. No importa si entendemos, o no, el significado y el contenido; de cualquier forma nos llenamos con estas impresiones. No existe otro libro que tenga tal impacto.

Gradualmente, al progresar en el estudio de El Libro del Zohar, empezamos a recibir y acumular impresiones provenientes del mundo espiritual. Cuando esas impresiones entran en nuestro ser, hacen avanzar nuestro desarrollo en el mundo espiritual sin que siquiera tengamos consciencia de que este crecimiento se está efectuando.

Cuando leamos El Libro del Zóhar durante nuestras lecciones, yo proporcionaré las explicaciones del texto con el fin de ayudar a la persona a conectarse con su contenido. Sin embargo, la persona puede leer El Libro del Zóhar sin explicación alguna. Todo lo que se necesita es el deseo de entender y conectarse con el texto, de la misma forma que un niño ávido explora el mundo que lo rodea y no puede sentarse quieto ni un minuto por su tendencia natural de aprender todo lo su entorno. Si abrimos nuestros sentimientos, el corazón y el intelecto para absorber todo lo que fluye de este libro, igual que el niño que se empapa de todo lo de este mundo, avanzaremos en el mundo espiritual.

No tiene la menor importancia si la persona posee una mente brillante o si ha tenido problemas de aprendizaje, si es perezoso o muy trabajador, racional o emocional; todos se desarrollarán a su manera, que es lo mejor para ellos.

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta