El Libro del Zóhar fue escrito para crear una conexión entre nosotros

idra_raba_100_wp[1]Cuando leemos sobre la estructura de los Sistemas Superiores en El Libro del Zóhar, lo más importante es que siempre pensemos en dónde se encuentran estos sistemas. Están dentro de cada uno de nosotros y tenemos que revelarlos.

Cuando escuchamos nombres de Partzufim, Sefirot y diversas acciones (como Atik, Arij Anpin, Parsa separando a uno del otro, ascensos, descensos, unificaciones, divisiones) debemos esperar que suceda una sola cosa: ¿Cuándo voy a sentir que esto está ocurriendo dentro de mí? ¿En dónde están estas cualidades en mi interior, dentro de mis sensaciones? ¡Ah! aquí está Atik y allí está Arij Anpin y ahí en el medio está Parsa. Y es el Parsa que no me está dejando sentirlo.

Todo esto tiene que revelarse en nuestro interior porque la espiritualidad está dentro de nosotros. Pensamos que el mundo espiritual está en algún sitio apartado, en algún tipo de reino. Sin embargo, cuando estudiamos sobre la percepción de la realidad, aprendemos que toda la realidad la percibimos dentro de nosotros y la espiritualidad es percibida en la capa más profunda y recóndita de nuestro interior.

Por esta razón cada uno de nosotros tiene que ser como un cirujano que se adentra en el descubrimiento del Sistema Superior que describe El Zóhar. Estamos tratando de descubrirlo en lo más profundo de nuestras sensaciones. Entonces, cuando leemos frases como, “El plan Superior”, “RADLA”, “Atik”, “Arij Anpin” y “ascender a Keter”, podremos sentir que todo esto está sucediendo adentro de nosotros. Tienes que desear que cada palabra que está escrita en El Zóhar evoque en ti una respuesta y una sensación. Cuando trabajas constantemente en ello, significa que estás tratando efectivamente de revelar la espiritualidad. ¡Nunca debemos olvidarlo!

Antes de cada lección y cada extracto que leemos en El Libro del Zóhar, tenemos que volver a la intención correcta y recordar que ahora estamos estudiando la parte interior de la Torá, la interioridad de la Torá, que se revela dentro de una persona. Tenemos diferentes pensamientos, deseos y cualidades y la realidad espiritual de lo que leemos en El Libro del Zohar se revela en toda su profundidad. Por eso es que toda nuestra atención y todas nuestras expectativas deben centrarse en lo que estamos por revelar en nuestro interior. Esta debe ser nuestra principal concentración y siempre debemos pensar en ello, intentando discernir movimientos y reacciones interiores en las palabras que leemos. Aunque solamente las imagines, no importa; lo más importante es intentar sentir estos movimientos internos dentro de ti.

Esta aspiración por sí misma es ya una plegaria. Primero tenemos que acostumbrarnos a tratar el texto de esta forma y después agregaremos a este hábito la conexión entre nosotros. A fin de cuentas, El Libro del Zóhar fue escrito para crear una conexión entre nosotros. Pero esta conexión no se lleva a cabo entre los cuerpos; se filtra dentro de cada uno de nosotros, entre los puntos en el corazón de las almas, que también están dentro de mí. Tengo que crear esta conexión dentro de mí, una conexión entre la imagen de “mi mismo” y la imagen de “todos los demás”. Dentro de esta conexión que creo en el interior, construiré mi vasija espiritual de percepción (Kli) y en ella revelaré la espiritualidad.

(Extracto de la lección sobre El Libro del Zóhar, correspondiente a 25 de noviembre 2009)

Material Relacionado:

De la lección del Zohar, 25/11/2009 

 5 minutos de luz- “El libro del zohar: boleto de entrada para la espiritualidad”

La sirvienta y la señora descritas en el libro del zohar están dentro de ti

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta