Instala el programa de vida en tu computadora inerte

laitman_2009-08_5961_wNunca realizaremos las acciones correctas a menos que integremos al Creador en las conexiones entre nosotros. Tenemos que sacar de Él la fuerza y la inteligencia para ejecutar la acción. Además a través de todo este proceso, de principio a fin, debemos perseguir Su revelación. Este es el tema de la ciencia de la Cabalá.

Baal HaSulam escribe lo siguiente en el artículo, La esencia de la sabiduría de la Cabalá: “La sabiduría de la Cabalá es la revelación de su Divinidad a Sus criaturas en este mundo”. El Creador es una fuerza que actúa, nos da inteligencia, sentimientos y deseos e incita a la materia a moverse. Nos fuerza a entender quiénes somos y nos impulsa a desarrollarnos, realizando acciones dentro de nosotros y conduciéndonos hacia la meta final.

La materia misma es sencillamente un deseo de disfrutar; es materia inanimada. Es como una computadora de metal que permanece inerte, si no está enchufada a un alimentador que le da vida y si no tiene instalados los programas operativos y la información que requiere para procesar las órdenes y alcanzar un resultado. Somos iguales: el “equipo” mismo es invariable; lo que cambia es su llenado interior: la fuerza del Creador que se reviste en la persona. Somos “equipos” sin vida en donde todo además del “metal”, nuestra mente, nuestros pensamientos, deseos y sentimientos, así como todos sus cambios hasta que se llega a un resultado final, todo esto es el Creador que nos llena.

Por lo tanto, definitivamente no es suficiente que nos unamos como elementos de un mecanismo, sino que es importante saber desde un principio con qué programa y con qué propósito estamos actuando. El Creador no es simplemente nuestro compañero que participa en nuestro camino y resultado. Él es, de hecho, todo nuestro llenado. Todo lo que tenemos que hacer es pedirle que Él se revele, que revele Su programa, Sus acciones y atributos en nuestro interior.

Material relacionado:

De la lección sobre Escitos de Baal HaSulam, Carta 48, 26/11/2009

El ser humano es quien puede sentir al Creador

Lo único que le falta a nuestro mundo

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta