La Luz nos permite percibir todo

Laitman_2009-07_0189[1]Pregunta: ¿Por qué el cambio interior de una persona en su modo de abordar la realidad, de la recepción al otorgamiento, le da la posibilidad ilimitada de conocer el presente, el pasado y el futuro?

Respuesta: La Luz, el atributo de otorgamiento que la persona revela, es totalmente incluyente, porque es la única fuerza en la Naturaleza y la Naturaleza misma. La Luz nos gobierna a nosotros, la creación, pues somos lo único que fue creado. Su creciente revelación nos descubre todo por encima del tiempo, el espacio y el movimiento. Por lo tanto, al revelar el atributo de otorgamiento, el hombre conoce todas las acciones del Creador, de principio a fin.

“No existe un Creador sin la criatura que Lo revele”. El atributo de otorgamiento, que actúa sobre la creación es de hecho el Creador.

Cuando este atributo que me creo empieza a reinar dentro de mí, significa que estoy revelando al Creador. El poder del deseo de otorgar y la intención de otorgar dentro de mi, se llama la revelación del Creador.

Esta revelación se realiza en la medida en la que yo mismo me convierto en otorgante. ¿Cómo puedo entonces decir que yo me encuentro en un estado en que estoy revelando al Creador

¿Quién es ese “yo” que está revelando al Creador?  Resulta que en mi interior existen las cualidades que todavía están en el proceso de la revelación del Creador. Pero, más adelante, cuando yo revele todo completamente, ya no existirá la separación entre “yo” y “Él”, sólo existirá el atributo de otorgamiento que reina absolutamente en mi y nada más.

A la larga,  sustituiremos la fuerza que nos acciona y nosotros mismos querremos reemplazarla para que en vez de pensar constantemente en cómo recibir, pensemos solamente en cómo otorgar. En realidad, simplemente tengo el mal hábito de pensar siempre en recibir, pero no hay nada bueno en esto.

Baal Sulam escribe que cambiar al deseo de otorgar no es más que un problema psicológico. Resulta que en el deseo de dar hay muchas más posibilidades de disfrutar y desarrollarse. Pero, estamos acostumbrados a actuar para recibir y así es como funciona la humanidad.

Por eso, debemos aplicar una fuerza externa en contra de nuestra costumbre, la Luz Circundante. A través de la fuerza de esta Luz, llamada “Mis hijos me han vencido”, cambiará nuestro sistema operativo.

(Extracto de la lección sobre el artículo, La esencia de la sabiduría de la Cabalá, correspondiente al 1 de noviembre 2009)

Material Relacionado:

Cómo construir sus diez sefirot y llenarlas con la luz del creador

 Tocar al creador a través del punto en el corazón

 Diseminar es asociarse con el creador

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta