Nuestra copa permanece vacía para no detenernos en el camino

laitman_2009-07_0211El orden inverso de los Kelim y las Luces es un principio muy importante porque nos obliga a alcanzar la perfección. Resulta que efectuamos tantas acciones en todo el sistema, pero sentimos que después de todo lo que hemos hecho, no recibimos nada.
¡Cuánto más trabajamos más vacíos nos sentimos!

Entro en la sala del tesoro, lleno la copa con monedas de oro pero cuando salgo, todo el oro se ha ido. Así pues, trabajo más, pero a cada vez veo que me quedo sin nada. Un millón de veces entro y salgo de la sala del tesoro con mi copa llena de oro pero aún no tengo nada.

El hecho de que esto suceda, me permite, en primer lugar, trabajar desinteresadamente y en segundo lugar, desarrollar cada vez más mis deseos. Al final, alcanzaré la perfección después de la última incursión a la sala del tesoro, cuando ya haya vaciado todo lo que había allí y no quede nada más que llevarme.

Hasta entonces todo está preparado de tal modo que nos permita trabajar cada vez más y recibir cada vez menor recompensa.

(Extracto de la lección sobre  El Prefacio a la sabiduría de la Cabalá, correspondiente al 24 de noviembre 2009).

Material relacionado:

A la espiritualidad sólo hay un paso
¿Cómo comenzará la sociedad del futuro?

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta