Para el progreso espiritual se necesita aceleración y no velocidad

process_poshel_100_wp[1]Pregunta: ¿Por qué esta escrito que un esfuerzo es algo que sobrepasa la marca de lo habitual?

Respuesta: En el trabajo espiritual siempre hablamos de la aceleración, no de la velocidad. Un conocido principio de la relatividad afirma que si un cuerpo se mueve a una velocidad constante, se considera que no se está moviendo. Si usted estima su posición en relación con otros, entonces tal vez se esté moviendo, pero en relación con usted, está inmóvil. Y en la Cabalá, medimos todos los cambios en relación a la persona misma.

Por ende, si estamos obrando por costumbre y realizando acciones continuas, habituales, que no requieren de un nuevo esfuerzo en cada momento, entonces no cambiamos. Y si no estoy incrementando el esfuerzo, entonces no ascenderé al siguiente nivel y eso significa que no realizo un movimiento espiritual.

Por lo tanto, puede usted verificar su progreso, a pesar de la ausencia de cualquier reacción, en la acumulación del esfuerzo que usted realiza por la corrección, el otorgamiento, la unificación y el estudio. Lo que tiene que comprobar  es lo que usted ha agregado a lo que tenía el día de ayer.

Usted debe habituarse a incrementar el esfuerzo constantemente. Tiene que acostumbrarse a una aceleración incesante. Lo que necesitamos es la aceleración constante, no una velocidad continua. Eso tiene que convertirse en un hábito.

(Extracto de la lección sobre la Carta 38 de Baal HaSulam, correspondiente al 3 de noviembre 2009)

Material Relacionado:

El juego de la luz y la vasija

Todo lo hace la luz

Nuestras intenciones son lo que hace toda la diferencia

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta