Sólo escucha y oirás al Creador hablándote

dumy_100_wpLa velocidad del avance espiritual depende de hasta qué punto el hombre se fija en todo lo que le sucede en la vida, y si no deja pasar ni un solo instante sin relacionarlo con la espiritualidad. Tiene que ser incansable, como un niño que utiliza cada instante. Y aquí es muy importante el ambiente, que acelera el desarrollo de la persona dirigiéndole correcta y constantemente, obligándolo a progresar.

Si el entorno ayuda, la persona descubre cuán llenos están los instantes más tranquilos. Precisamente en ellos, descubre la actitud apasionada del Creador hacia él. Es como si debajo de la tranquila superficie del agua descubriera un mundo entero en las profundidades.

No dejes que la vida pase de largo. No se puede perder ni un sólo momento, pues cada uno es una oportunidad de conexión con el Creador. Esto se llama devolver la vida a su Fuente. Hay que entender qué quiere decirme Él con esta circunstancia que me presenta. Porque toda nuestra vida es una conversación entre el Creador y nosotros, pero  dejamos pasar estos momentos y no Lo escuchamos. Si nos esforzamos, oiremos la voz del Creador a cada instante.

Es así que conectaremos el tiempo material con la espiritualidad, con lo cual se fundirán en uno y veremos la imagen espiritual. Cuando el hombre perciba el tiempo como la suma de acciones, estará listo para ver su vida como un proceso espiritual. Pero sólo el ambiente es capaz de afinarnos para tomar la vida de esta manera.

(Extracto de la Preparación de la lección correspondiente al 2 de noviembre 2009)

Material Relacionado:

Ascender a la velocidad de la luz

Todo lo hace la luz

No hay multas por exceso de velocidad en la espiritualidad

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: