Un adaptador entre el mundo material y el mundo espiritual

32_100_wpNosotros existimos en el mundo y tenemos que ascender al Mundo Superior. Es el único propósito de nuestro mundo. Las personas que han revelado el camino al Mundo Superior se llaman cabalistas, empezando por Adam HaRishon y quienes le siguieron.
Ellos revelaron que sólo la Luz Superior es capaz de atraernos al Mundo Superior y ayudarnos a alcanzar la corrección, la semejanza con el Creador. Sólo ella puede corregirnos y elevarnos por los peldaños espirituales.

Podemos atraer esta Luz si  pertenecemos a este sistema. Nosotros no pertenecemos a éste porque nuestra naturaleza es opuesta a la Luz. Somos receptores mientras que este sistema es de entrega.

Para atraer la Luz de la corrección, se creó un “adaptador” o un amortiguador entre los dos sistemas: son los libros cabalísticos, que nos conectan con las almas de los cabalistas que escribieron estos libros. Cuando leemos los textos de estos libros con nuestros ojos “materiales”, inconscientemente conectamos nuestras almas (o este embrión del alma que existe dentro de nosotros)  con el alma del autor y  a través de su alma nos llega la iluminación.

Algunos de los cabalistas escribieron sus libros para los cabalistas, describiendo el Sistema Superior para perfeccionar su percepción, dar alegría al Creador, o también para preparar el Mundo Superior para aceptar a las almas que subirían más adelante. Otros escribieron para nosotros que existimos en este mundo, pero utilizaron cuatro lenguajes diferentes.

Tres de ellos, Mikra, Halajá, Hagadá, no nos permiten adherirnos al Nivel Superior, si no tenemos un alma especialmente refinada y no estamos viviendo durante una época particular. Por lo tanto, el único lenguaje destinado para nuestra generación es la Cabalá y con su ayuda podemos atraer la Luz Circundante y ascender.

De todos los cabalistas que escribieron en el lenguaje de la Cabalá, destacamos al Ari y Baal HaSulam. Es el lenguaje que más nos conviene para conectarnos con el Nivel  Superior. La influencia de sus textos sobre nosotros es más fuerte, ya que la Luz Circundante que proviene de sus libros es la que más conviene a nuestras almas. Por consiguiente, de todos los libros sagrados sólo nos convienen los de Baal HaSulam, quien adaptó la Cabalá para nuestras almas.

Además, está El Libro del Zohar, que es totalmente único. No es sólo un libro, es un instrumento que podemos emplear junto al comentario de Baal HaSulam, quien lo escribió específicamente para nosotros. Aparte de estos libros, es mejor no establecer contacto con alguno de los libros sagrados. Aunque sean sagrados, es decir, hablen sobre el Mundo Superior, no pueden ayudarnos a corregir nuestras almas y realizar el propósito de nuestra existencia.

(Extracto de la lección sobre la Carta de Baal HaSulam, correspondiente al 9 de noviembre 2009).

Material relacionado:

Un juego de lo más serio
La Luz Circundante es un milagro
El instrumento milagroso que cura el alma

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta