¡Y ahora mírate a ti mismo!

laitman_2009-02-20_5900Pregunta: ¿Qué es el rompimiento de los Kelim, cuando las cualidades del Creador penetran en las cualidades del ser creado?

Respuesta: Fui creado como un receptor y de lo único que entiendo es del llenado. La Luz Superior me ha influido y suprimido: me ha mostrado el atributo de otorgamiento y ha instilado la vergüenza por mi egoísmo. Todo eso lo realizó en mí la fuerza de la Luz. Cuando veo la Luz, estoy dispuesto a imitarlo. Sin embargo, por dentro sigo siendo el mismo que era antes.

Es como si me encontrara en un grupo muy docto de gente que habla de música, literatura y arte y yo quisiera ser como ellos. Estoy muy orgulloso de mi mismo y cuando pienso en cómo era antes de llegar aquí me siento avergonzado. Pero, en cuanto me voy de allí y veo que todo se permite: que no existen los deseos vergonzosos, que está bien mentir y dedicarme a toda clase de vilezas, empiezo a pensar y actuar de esta forma creyendo que es la verdad de la vida.

En otras palabras, el ser creado estuvo bajo la influencia de la Luz, pero esa no es su esencia interior, no es la corrección. Necesitamos la oscuridad para empezar a brillar como la Luz y corregir toda la vileza que hay en la creación. El deseo egoísta que inicialmente fue opuesto al Creador necesita corregirse, no solamente restringirse.

¿Así es que cómo se puede engañar el ser creado para que lo haga  y forzarlo a revelarse? Es como si molestaras a alguien continuamente hasta que te muestra su verdadero carácter. Eso es precisamente lo que le pasa a la creación cuando ocurre el rompimiento de los Kelim (cualidades).

Sin embargo, la creación no sabe nada sobre esto. Existe bajo la influencia de la Luz. Es como si me adhiero a un buen grupo de personas y entonces yo también empiezo a sentirme respetable, limpio y digno. De pronto, me dan alguna tarea y toda la verdad se revela: todo el mundo descubre quien soy yo. Imaginen la vergüenza que experimento por ello. Yo quiero hacer lo mismo que ellos, recibir para el otorgamiento, pero llegada la hora de la verdad, todo mi mal se revela.

El Creador y el ser creado se sitúan uno al lado del otro y están separados por una delgada barrera que se llama Parsa. Si rompemos esta pared, la creación revelará todo el mal que vive en ella, en comparación con la bondad que existe en la Luz. Parecía que estaban cerca, pero de pronto la pared (Parsa) entre ellos se rompió y ahora están uno frente al otro.

Puedes ver cuan bondadoso y dadivoso es el Creador, ¡pero, mírate a ti mismo! Sin esta revelación de tu naturaleza que contrasta con la del Creador no podemos alcanzar la semejanza con Él.

(Extracto de la lección sobre El prefacio a la sabiduría de la Cabalá, correspondiente al 09 de diciembre 2009).

Material relacionado:

Repetir la obra del Creador significa convertirse en Él
Un tenue rayo de Luz en la oscuridad total
“Y Dios creó al hombre a su imagen y semejanza”

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: