entradas en '' categoría

La lección diaria del 11 de diciembre 2009

Preparación para la lección

Descargar: WMV Video | MP3 Audio

Shamati #14, Qué es la grandeza de Creador

Descargar: WMV Video | MP3 Audio

Lección 8 sobre el Prefacio a la sabiduría de la Cabalá, Punto 16

Descargar: WMV Video | MP3 Audio

Lección 2 sobre La sabiduría de la Cabalá y la filosofía

Descargar: WMV Video | MP3 Audio

El alma se desarrolla desde un punto

laitman_2009-11-06_zohar_tv_8214_wVamos a hablar sobre el desarrollo del alma: ¿Qué significa la percepción del mundo espiritual? ¿Quién lo percibe? Precisamente el órgano de percepción que después se llamará el alma. Sin embargo, por ahora no lo tenemos. Únicamente tenemos el deseo de desarrollarlo desde el punto y sentir de lo que habla el Zóhar: Noé, Lea, Elokim, HaVaYa, el arca, la casa, la luz, etc.

Por ahora no entendemos nada de lo anterior, como un bebé recién nacido, como una hoja en blanco. Aún no hay nada allí. Sin embargo, a partir de este momento debe conocer este mundo. Así es como aprende gradualmente a dominar sus órganos de percepción, en la medida de sus posibilidades.

Para nosotros la forma en que se está preparando es imperceptible así como su deseo de  conocerlo todo. Nos parece que está encerrado dentro de sí mismo y por nuestra parte nosotros sólo nos ocupamos de él. Pero más adelante cada día más y más él se irá abriendo ante nosotros y empezará a reaccionar.

En el mundo espiritual nos desarrollamos como se desarrolla el cuerpo de un recién nacido en este mundo. Es allí que se desarrolla el alma desde el punto del deseo que existe en nosotros. Si leemos el libro del Zohar a través de este punto absorberemos distintas impresiones y este punto empezará a desarrollarse y a crecer. Y una vez que haya alcanzado un determinado tamaño empezará a percibir el mundo espiritual.

(Extracto de la lección sobre El Libro del Zóhar correspondiente al 12 de diciembre 2009.)

Material Relacionado:

Mantener el punto de contacto con el libro del zohar

El mundo espiritual se revela desde cero

El libro del zohar la guía de la espiritualidad

La geografía cabalística

laitman_2009-07_0211[1]La revelación del Creador sucede en la Luz de Jojmá. La Luz de Jasadím, otorgamiento para el otorgamiento, es sencillamente la preparación para que el alma reciba la Luz. Cruzamos el Majsóm, alcanzamos el atributo de otorgamiento (para el otorgamiento, el atributo de Bina) y nos quedamos en este estado durante el período de corrección “40 años en el desierto”, hasta que finalmente lo alcanzamos llenando nuestros deseos con la Luz de Jasadím.

Más adelante empezamos a “recibir para dar” (“entrar a la Tierra de Israel”; la palabra “Eretz” significa “tierra” y se deriva de la palabra “Ratson”, deseo; Isra-el quiere decir “Directo al Creador”). Utilizamos nuestro deseo de recibir para el otorgamiento al revelar al Creador (la Luz de Jojmá en la Luz de Jasadím). Por lo tanto, se dice que el Creador se revela solamente en la “Tierra de Israel” (el deseo de dar), y el éxodo de Israel se llama el destierro (de dar y de la espiritualidad).

Entre las palabras “exilio” (Golah) y “redención” (Ge’oola) solamente hay una letra de diferencia, “Álef”, que representa al Creador (el primero y único en el mundo). “La Tierra de Israel”, es un deseo dentro del cual recibimos para dar. Esos deseos a través de los que no puedo recibir y revelar al Creador, que sirven solamente para dar para beneficio del otorgamiento, significa que no estoy todavía en la Tierra de Israel, pero me encuentro cerca.

Por consiguiente, La Cabalá describe varias áreas como círculos alrededor de la Tierra de Israel. Poco a poco nos alejamos de Babilonia y conquistamos esta tierra, corrigiendo nuestros deseos paso a paso. Estamos hablando del mismo deseo, un deseo que es constante, y lo que cambia es nuestra actitud hacia éste.

Dejo Babilonia, llego y parto de Egipto a medida que paso por varios deseos que tienen la intención para mi mismo. Convengo en restringir esos deseos, que significa cruzar el

Mar Último.

Estoy preparado para elevarme por encima de mi egoísmo, por encima del Monte Sinaí (la montaña del odio) y conectarme con deseos desconocidos (“Ama a tu prójimo como a ti mismo”).

Yo no adquiero los mismos deseos de mi prójimo, más bien volteo mis propios deseos hacia fuera, como un guante, “para beneficio de mi prójimo” en lugar de para mi mismo.

Más adelante, estoy listo para recibir placer a través de esos deseos, pero no para mi mismo como antes, sino para el otorgamiento, para el beneficio de mi prójimo. Sus deseos se vuelven más importantes para mi que los míos (algo así como un llenado “indirecto” de mis deseos) en contraste con el llenado “directo”. 

Así es que como vemos, todas las nociones descritas en la Torá (Egipto, Monte Sinaí, cuarenta años en el desierto, la Tierra de Israel) representan acciones espirituales dentro de uno y el mismo deseo. Lo único que cambia es nuestra actitud hacia la forma de implementar nuestros deseos, y vemos que eso que pensábamos era geografía e historia, son un retrato interior.

Gradualmente, llegaremos a la perspectiva correcta y nos escandalizaremos: “¿Cómo pudimos estar tan equivocados pensando que la Torá nos enseñaba sobre acontecimientos históricos externos y geografía?” No podremos creer que en algún momento consideráramos a la Torá como una novela histórica. Será para nosotros muy fácil comprender que habla de deseos humanos a través de los cuales alcanzamos la espiritualidad. Lo que quedará fuera de nosotros será solamente “Olam Amedumeh”, un mundo de ilusiones.

(Extracto de la lección sobre El Libro del Zóhar, correspondiente al 10 de diciembre 2009.)

Material Relacionado:

De la lección del Zohar, 10/12/2009

El mundo espiritual se revela desde cero

Separar los deseos

Todos los mundos espirituales se encuentran dentro de usted

No es un lujo sino el medio para avanzar

v_nebe_100_wpLa mejor manera de avanzar espiritualmente es la diseminación de la Cabalá, ya que de esta forma, sin duda, cumplimos con el deseo del Creador, que desea que toda la creación se una en una sola criatura que alcance la adhesión con Él.

El deseo común que se encuentra dividido, roto, disperso, fragmentado en miles de millones de piezas, tiene que unirse otra vez por encima de la separación y convertirse en una entidad única y adherirse al Creador.

En esto consiste la meta de la creación y el deseo del Creador. Si actuamos en esta dirección, si difundimos la ciencia de la Cabalá, como un único medio que lleva a la meta, entonces atraeremos hacia nosotros la Luz Circundante de  manera mucho más poderosa que si la recibiéramos en forma individual.

Conociendo esta magnífica posibilidad, exhortamos a todas las personas a participar activamente en la  diseminación de la sabiduría de la Cabalá. Si cada uno de nosotros trabaja en ello, la fuerza de la Luz que atraeremos crecerá exponencialmente, y todos recibiremos los beneficios.

(Extracto de la lección sobre artículo del libro Shamati, correspondiente al 11 de diciembre 2009.)

Material Relacionado:

El asistente del creador

Un remedio sencillo