entradas en '' categoría

La lección diaria correspondiente al 13 de diciembre 2009

Preparación para la lección

Descargar: WMV Video | MP3 Audio

Escritos de Rabash, Carta 43

Descargar: WMV Video | MP3 Audio

Lección 28 sobre el Prefacio a la sabiduría de la Cabalá, Punto 67

Descargar: WMV Video | MP3 Audio

Lección 6 sobre La característica de la Cabalá

Descargar: WMV Video | MP3 Audio

La singularidad del estudio de El Libro del Zóhar

img_8378El estudio del libro Zohar exige del hombre un esfuerzo tanto del deseo como del pensamiento (el corazón y la razón), para unir en un uno todo lo que hemos ya estudiado en la ciencia Cabalá sobre la creación, el grupo, el mundo, el Creador, la percepción de la realidad, la influencia directa e indirecta del gobierno superior, de la unicidad de la fuerza gobernante y su meta y todos los otros numerosos componentes.

Obviamente cuando una persona empieza el estudio de este libro, no puede unir todos estos elementos en uno solo en seguida.  Pero debe hacer el intento. El Libro Zohar con sus descripciones nos lo facilita y nos impulsa a hacerlo. Porque enfocando todas las posibles descripciones de las fuerzas únicas de la Naturaleza -el deseo y la Luz- es como si nosotros pasáramos a través del ojo de una aguja: a través de nuestro punto en el corazón, el punto de todos nuestros esfuerzos; y después de pasar por esta presión, entraremos en el infinito Mundo del Creador, bañado de luz.

Por eso, es imposible empezar a leer El Zohar al principio. Hace falta una preparación previa, hasta que en el corazón y el alma de la persona quede impreso todo aquello que le dice la ciencia Cabalá: sus exigencias, opiniones, su perspectiva de la vida y del mundo

Todo esto debe formar el corazón de la persona, para reunirse en el sentimiento específico que la Cabalá tiene hacia el mundo. En ese momento podrá percibir correctamente todo lo que el Zóhar le dice.

(Extracto de la Preparación para la lección sobre El Libro del Zóhar.)

Material relacionado:

Como pasar a través del ojo de una aguja (avanzado)
El Libro del Zóhar: la guía de la espiritualidad
Espiritualidad en lugar de drogas

El Libro del Zóhar – Lección vespertina del 12 de diciembre 2009

El Libro del Zóhar, Capítulo Noé, Punto 293

Descargar: WMV Video| MP3 Audio

EL Milagro de Januka

soul_thumbEl milagro es la conexión que no entiendo entre una acción y un resultado; es cuando mi acción de pronto provoca un resultado totalmente improbable pero maravilloso. Esto es lo que significa el versículo, “Me afané y encontré”. Debemos esforzarnos durante los estudios y tratar de descubrir dentro de nosotros todo lo que se está discutiendo. Pero lo que encontraremos será totalmente inesperado, aunque hablamos sobre ello y estamos a la espera de que suceda. Cuando lo recibamos, nos sorprenderá que no hayamos podido imaginar este descubrimiento. Por eso es que decimos que se trata de un milagro.

¿Qué es la vasija de aceite que tengo que encender? Se refiere a las cualidades que tengo que descubrir dentro de mí. El aceite es mi deseo de disfrutar. Tengo que entender la forma de encenderlo, cómo crear una nueva mecha con mis esfuerzos para que la mecha sobresalga. La mecha es mi rechazo a utilizar mi deseo directamente, recibir para mi propio beneficio; quiero usarlo igual que lo hace la Luz. Por esto es que extraigo una mecha del deseo, que incluye un poco de mi deseo de recibir, pero sólo lo suficiente para que pueda ser semejante a la Luz y cancelar mi egoísmo. Estoy preparado para consumirlo por el bien de los demás.

Por ahora, sólo estoy dispuesto a otorgar una delgada y fina mecha. Y constantemente tengo que verificar y asegurarme que no estoy haciéndolo para mi mismo. Todo el tiempo creo que lo he logrado, pero resulta que no es así. Eso sucede una y otra vez, porque constantemente revelo nuevos deseos egoísta en mi interior. Así es como gradualmente los discierno todos y finalmente creo una mecha dentro de mí: una línea fina (Kav Dav) de mis deseos, tendiéndose hacia el Creador. El extremo superior o cualidad de esta mecha es semejante a la Luz y así es como se enciende y la oscuridad brilla como la Luz.

Si puedo imaginar este estado dentro de mí, dentro de mis deseos y cualidades, significa que ya estoy allí. Significa la llegada de Januka, la festividad de la Luz. Una velita se enciende dentro de mí. Dentro de mi enorme deseo egoísta, allí se encuentra una diminuta parte en donde se enciende el otorgamiento.

Esta parte de mi deseo anhela disfrutar con la Luz que puede brillar en él y que se llama mi alma. Es muy pequeña por ahora, pero al continuar corrigiendo mi gran deseo, gradualmente lo convierto en Luz.

Todo nuestro trabajo espiritual radica en descubrir estas cualidades en nuestro interior.

Material relacionado:

Januka
Feliz Januka

Rebelión en las galeras del egoísmo

laitman_2009-08_2575Las nociones utilizadas en la ciencia de la Cabalá son distintas a las que estamos acostumbrados en nuestra vida ordinaria. En la Cabalá, el “Creador” es la fuerza de otorgamiento, la fuerza universal de la Naturaleza. Existimos en la Naturaleza, en el Creador y tenemos que pedir a la Naturaleza que nos ayude para elevarnos por encima de nuestro “conocimiento”, por encima de la cualidad de recepción.

Una persona desea recibir para su propio beneficio y llenarse a sí mismo con todo lo que le parece atractivo. En determinado momento, sin embargo, empieza a analizarse a sí mismo y entonces ve que su interminable estrategia de auto satisfacción es banal. Se cansa de esta búsqueda, siente que es una falsedad y que no le lleva a ningún lado. Se da cuenta que hay algo más elevado que estar siempre pensando en cómo satisfacerse y vivir esclavizado a estos pensamientos.

La persona llega a un lugar en donde le pide al Creador que reemplace esta cualidad para que pueda empezar a vivir por encima de su naturaleza y encima de su cuerpo, que lo controla y lo fuerza a recibir. Empieza a fijarse otras metas y a buscar nuevos horizontes puesto que ahora desea la unión con la Fuerza Superior, la fuerza del otorgamiento.

Quiere que su vacío interior se llene de esta Fuerza, quiere recibir las respuestas a sus preguntas y que éstas provengan de la Fuente fiable eterna y perfecta. Necesita sentir que está haciendo cosas que realmente valen la pena. Uno se da cuenta que antes de esta toma de consciencia, estaba equivocado y se le lanzaba de un deseo al otro. Pero ahora desea el conocimiento auténtico sobre la vida y sobre el mundo en donde vive.

Sin embargo, todavía vive en el cuerpo, no en el alma, y la mente “animal” piensa únicamente en las necesidades corporales. Para obtener una respuesta del Creador, uno necesita abrirse a un nuevo deseo por encima del cuerpo, por encima del “animal”.

Uno tiene que alcanzar una dimensión más elevada y establecer una conexión entre su yo espiritual y el Creador: la Fuerza eterna que lo gobierna a uno y a todo lo que lo rodea.

(Extracto de la lección sobre el artículo del libro Shamati, correspondiente al 11 de diciembre 2009).

Material relacionado:

El extenuante vacio de llenado

El extenuante vacío del llenado

laitman_2008-12-07_6476Pregunta: ¿Desaparecerá la fuerza de recepción cuando lleguemos a la corrección final?

Respuesta: Si eso sucediera desaparecería toda la creación. ¿Acaso es malo recibir?

La Cabalá (que quiere decir, recepción) es la ciencia que enseña cómo utilizar correctamente esta fuerza.

Todo empezó con la Luz, el atributo del otorgamiento, la fuerza dadora, que creó la creación: el deseo de recibir para su propio beneficio, la fuerza de la recepción. En realidad, sólo existen estas dos fuerzas y es por eso que la creación no puede dejar de recibir, de buscar la recepción.

El deseo de recibir es necesario, y duradero. Si no fuese así, ¿cómo podríamos otorgar? Sólo aprendiendo a recibir correctamente, alcanzaré el atributo de otorgamiento.

El Creador es quien da en forma pura. Por mi parte, yo soy un receptor y  puedo absorber todo lo que me den sin reflexionar. Sin embargo, si eso ocurre me encontraré en una situación insoportable pues por mucho que reciba, acabará creciendo en mí una sensación de vacío.

El placer siendo opuesto a mi deseo lo neutraliza. No he terminado de recibir un llenado que ya me siento vacío. ¿Por qué? Porque el placer se percibe solamente en un encuentro breve con el deseo, que desaparece al saciarse. Por ejemplo, si tengo hambre al consumir la comida muy pronto ya estaré satisfecho y no querré ni siquiera ver el alimento.

Resulta, que nuestro egoísmo se elimina a sí mismo y llega a la desesperación. Sin importar cuantos esfuerzos realicemos, siempre nos quedaremos sin nada.

¿Qué más se puede inventar en nuestro mundo para recibir el placer? ¿Cuantos platillos, películas, coches, aviones necesitamos? ¿En qué momento todo esto deja de llenarnos?

Por esto hemos llegado a la crisis. Nos hemos olvidado de cómo utilizar nuestro deseo de recibir placer, y ya no podemos usarlo como de costumbre. El mundo está llegando a un callejón sin salida. ¿Qué hacer?

Es entonces que aparece en el hombre un deseo nuevo que se llama el punto en el corazón. El nos dice,  “Se puede avanzar a otra dimensión del  placer. ¿Por qué no intentarlo?  Y el hombre llega a la sabiduría de la Cabalá que le enseña a otorgar por medio del deseo de recibir placer. ¿Cómo? Sólo con el amor. En cada uno de nosotros se revelará el amor hacia los demás y sentiremos que esto nos trae un llenado que no desaparece, que siempre está con nosotros, y que crece continuamente.

Deseando dar, voy a sentir que estoy llenándome, y este llenado sin fin será para mí el sentimiento de la vida eterna.

(Extracto de la lección sobre el artículo, La sabiduría de la Cabalá y la filosofía, correspondiente al 11 de diciembre 2009).

Material relacionado:

Como escapar de la esclavitud del egoismo

Mi nuevo Blog en portugués

La versión en portugués de mi blog, Cabalá e o Significado da Vida (La Cabalá y el propósito de la vida) se publica ahora en línea.

blognaportugalskom_w_thumb

Material relacionado:

Nuevo Blog de Cabalá en portugués
Sitio web de Cábala en portugués

Lección sobre el Libro del Zóhar correspondiente al 11 de diciembre 2009

El Libro del Zóhar, Capítulo Noé, Punto 233

Descargar: WMV Video 1 of 3| MP3 Audio 1 of 3

Descargar: WMV Video 2 of 3| MP3 Audio 2 of 3

Descargar: WMV Video 3 of 3| MP3 Audio 3 of 3

Página diaria 09/12/2009

306Abrir el mundo que está dentro de nosotros

Cuando leo el Libro del Zohar, tengo que imaginarme a mí mismo como un pequeño mundo, en el cual todo está dentro de mí: el mar, las montañas, los colores, los sonidos, los árboles y las personas. Y entonces, el Libro del Zohar comenzará a actuar sobre mí y a dirigirme hacia la revelación de la realidad espiritual.

El Zohar nos dirige a abrir el mundo que está dentro de nosotros, a encontrar en él todos los distintos discernimientos: yo, el mundo, el inanimado, el vegetal, el animal, el humano. Todo lo que yo pueda imaginarme ahora, incluso yo mismo, está dentro de mí. Tengo que referirme a El Libro del Zohar como a un libro que me revela mi yo, que habla sobre mí; es un libro en el que todos los discernimientos que aparecen allí (toda la historia y la geografía, todo lo que leo en él), todo eso ocurre en mi interior.

¿Qué significa que ocurre en mi interior? Existe en mí una pantalla, y existe en mí una fuerza, que proyecta en mi pantalla todo tipo de formas, figuras y hechos, en los distintos niveles de mi deseo de recibir. Todo está representado en mi deseo; la fuerza del deseo es la que me proyecta toda esa realidad.

Baal HaSulam explica que como las imágenes que vemos en la pantalla de la computadora, tenemos dentro, una cámara fotográfica que proyecta ante nuestros ojos la supuesta realidad que tenemos delante. Sólo que en efecto, no hay delante de nosotros ninguna realidad, sino que nuestro deseo de recibir, recibe este tipo de impresiones de la fuerza que actúa en él, que está en él. Esa fuerza le proyecta formas, las cuales diferenciamos como inanimado, vegetal, animal y humano.

Por lo tanto cuando leo el Libro del Zohar, tengo que imaginarme a mí mismo como un pequeño mundo, en donde todo está dentro de mí -el mar, las montañas, los colores, los sonidos, los árboles, las personas y todo lo que sucede-; todo esto sucede en mi interior. Y entonces, gradualmente, comienzo a pasar de las formas que el Zohar me describe a cualidades, a calidades. En vez de leer nombres e imaginarme animales, personas, árboles y todo lo que les sucede, empiezo a pasar a calidades, a cualidades que se reducen a dos, en total: la cualidad del otorgamiento y la cualidad de recibir, en sus distintos modos de manifestación. Así tenemos que tratar de imaginarnos las cosas.

En el momento que realmente paso al mundo de las fuerzas, comienzo a ver la verdad – que todas las formas que veo ahora son virtuales, que todo este mundo es imaginario, y que hay sólo fuerzas. Y detrás de esas fuerzas empiezo a detectar poco a poco, una sola fuerza. Así debemos leer el Zohar.

Todo depende de la intención

Hasta que no descubramos que no hacemos nada en este mundo y que debemos ascender por encima de él y allí cambiar la faz de las cosas, no podremos realizar ningún cambio en este mundo – ni para bien ni para mal. Nuestro mundo está completamente gobernado desde Arriba. ¿En verdad cambiará el mundo si consumo más o menos combustible? ¿Acaso el mundo no se transformó hace unos cuantos millones de años? ¿Acaso no hubo ya eras de hielo y después otras épocas?

Estos son procesos de los cuales no entendemos nada a no ser que estudiemos la Sabiduría de la Cabalá. Y entonces, tiene que quedarnos claro que no estamos capacitados para cambiar nada en el nivel de este mundo.

Puedo quemar todo el combustible que existe en el mundo, contaminar toda la atmósfera, y nada cambiará. Nosotros no entendemos un principio muy sencillo: nosotros no cambiamos nada al nivel de nuestras acciones en este mundo. ¿Te parece que tú afectas el clima? No le afectarás ni explotando ahora todas las bombas atómicas que existen en el mundo. Quizá exteriormente nos parecerá que el daño fue provocado por eso, pero en realidad, el daño sería causado porque lo habrías hecho por el mal que hay en ti. Tú perturbas el mundo con tus pensamientos, al no activar la Fuerza Superior para que efectúe tu corrección. Esa es la forma de influir sobre el mundo verdaderamente, y no a través de quemar algo o no quemarlo. La buena o mala actitud hacia el prójimo es lo único en que podemos influir sobre el mundo. Entiendan esto de una vez por todas. No hay ninguna otra cosa.

Es como un médico cirujano que clava un bisturí en una persona y recibe sus honorarios por hacerlo, al contrario de un criminal que clava un puñal en otra persona y entra en la cárcel. Es decir, todo depende de la intención. Nosotros afectamos la naturaleza con nuestras intenciones y no con explosiones o incendios. Esto nos tiene que quedar claro.

No es fácil llegar a eso, pero si miramos hacia atrás y resumimos toda nuestra historia, llegaremos a la conclusión que toda la diferencia radica en la intención: para recibir o para otorgar.

Por lo tanto la verdadera pregunta sobre las organizaciones verdes que actúan hoy en día en el mundo es si su deseo es beneficiarse a sí mismos, si es su ego el que otorga, o si ellos en verdad quieren promover con sus actos una unión correcta entre los seres humanos.

Digamos que después de la campaña de Al Gore todos redujeran la expulsión de gases en un 10%. Si me preguntas a mí, te diré que esto influirá sólo para mal, debido a que la fuerza de su ego fue la que actuó en el mundo y produjo este resultado, y no la reducción en la quema de combustible. La intención para recibir o para otorgar es la que cambia la realidad. Ese es el cambio que debemos realizar en nuestra percepción.