Abre el camino para que la Luz Superior te llene

laitman_2009-05-xx_ny_4848La fuente de Luz Superior creó un punto de deseo “de la nada” y entonces empezó a influirla con la presión, hasta que el punto alcanzó un estado llamado el Mundo del Infinito. En este estado el punto ya no es un punto, sino una esfera llena con la Luz que lo creó. Entonces realiza una restricción (Tzimtzum Alef) en el deseo, expulsando la Luz fuera de sí mismo. Así es como existimos, bajo esta restricción.

La condición de esta primera restricción es muy sencilla: hay Luz, placer, perfección y la eternidad por encima, y en el fondo está el deseo, oscuridad y vacío. Están separados por una frontera llamada “la Primera Restricción (Tzimtzum Alef)”, que es una condición que tiene que ser cancelada. Se afirma que esta brecha permanecerá entre ellos mientras el deseo (Kli) no sea semejante a la Luz. Dicho de otra forma, en tanto que nuestra vasija de percepción sea diferente a la Luz, no sentirás nada además de lo que sientes ahora.

En este estado, no estamos conscientes del mundo espiritual y percibimos sólo “este mundo”.Este estado en el que existimos es el grado de vida más pequeño. Está tras cualquier logro, en la oscuridad, como si estuviéramos en una realidad imaginaria y el sueño más profundo.

Una vez vi una película de ciencia ficción en la que se colocaba a la gente en cápsulas llenas con un líquido para que pudieran ser enviadas al espacio exterior a una distancia de millones de años luz. Dormían en sus cápsulas hasta que llegaban a otro planeta y empezaban a despertar. Nosotros existimos en un estado similar, en un estado de sueño, arrancados a nuestra realidad genuina. La condición bajo la cual despertaremos es con la intención de “para el otorgamiento”. Para que eso suceda, nuestro deseo inicial de ser llenados o de recibir placer no cambia; lo único que cambia es ¿para qué disfruto, con qué propósito? Si deseamos recibir la Luz (llenado) para nuestro propio bien, con la intención egoísta de “para mi mismo”, entonces vamos en contra de la condición de Tzimtzum Alef. A eso se le llama recepción “de arriba hacia abajo”.

Si deseamos recibir la Luz con la intención de dar placer al Ser que nos lo da, a eso se le llama recepción “de abajo hacia arriba”. Sólo entonces la Luz, la revelación del Mundo Superior, nos llena completamente. Recibimos en ambos casos, puesto que lo único presente en nosotros es el deseo de recibir; lo que cambia es la intención, la condición para nuestra recepción.

No entendemos cómo es posible recibir la Luz Superior, de abajo hacia arriba o lo que significa devolver el placer al Hacedor. Sin embargo, esta condición abre el camino a la Luz. Si ejecutamos esta condición, el Mundo del Infinito entero será nuestro.

(Extracto de la lección sobre El Libro del Zóhar, correspondiente al 24 de diciembre 2009).

Material Relacionado:

Cambia tu intención cambiaras la realidad

Aprendiendo a enfocar el mundo espiritual

Revelar el mundo de los deseos

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta