Caminar por el sótano oscuro a la luz de una vela

newworldEl Zóhar: Todos los caminos del Creador son justos y Sus caminos verdaderos. Por lo tanto, “los justos marchan en ellos”, pues conocen los caminos del Creador y se consagran a la Torá y cualquiera que se consagra en las correcciones de la Torá conoce los caminos de la Torá y marcha en ellos y no se desvía ni a la derecha ni a la izquierda. Pero los pecadores, tropiezan en ellos

No está hablando del mundo material, sino sólo del alma de una persona si emplea todos los medios posibles y toda su fuerza para atraer la Luz de la Corrección para adherirse al Creador. Una persona desea caminar por el sendero correcto, pero a lo largo del camino, algunas veces experimenta noche y algunas otras, día.

Por eso es que todas las “transgresiones” descritas en la Torá (Esaú, Bilam, Balak, Ahasuero, la serpiente primordial, el Faraón) así como los “justos” (Abraham, Isaac, Jacob, David)) surgen en una persona. Cae en un estado de oscuridad, temor, guerra, tribulaciones y después despierta, sale y avanza. Después vuelve a pasar por este mismo ciclo una y otra vez. Él “peca” en numerosas ocasiones en el camino espiritual porque tiene que revelar su deseo no corregido y sentir cuán opuesto es a la meta espiritual. Sólo después puede aprender qué clase de Luz necesita para corregir su deseo y convertirlo en otorgamiento.

No tenemos otra materia con la cual estudiar lo que el Creador hizo y cómo. Él actúa dentro de nosotros; nosotros solamente lo podemos hacer a través del deseo de disfrutar, a través de cáscaras vacías y malas que se revelan en nosotros. Entonces podemos convertir el mal en bien con la ayuda de la Luz, en la medida que obtengamos conocimiento sobre cómo hacerlo. Una persona tiene que pecar primero para comprender que utiliza su deseo de disfrutar para el mal – en contra de todos y contra el Creador. Entonces ve que está lleno de egoísmo y que éste lo domina. Al pasar por estos estados, se le llama “un transgresor”  y al corregirlos se convierte en un “justo”. Así que esperemos que nos volvamos los transgresores de los que nos habla la Torá, puesto que estos son estados elevados espirituales.

Estos estados llegan a una persona que está lista para ver su mal, siempre y cuando no se someta a éste, sino que lo sienta y lo discierna. Una Luz especial lo ilumina, permitiéndole discernir la oscuridad en su interior. Igual como inspeccionamos Jometz con una vela antes de la fiesta de Pesaj, una persona debe descender a un sótano oscuro y con la ayuda de la luz de una vela empezar a ver dónde está Jometz o dónde está la comida que es apropiada para Pesaj.

Solamente los Kelim de otorgamiento son buenos para Pesaj, mientras que todo el resto está prohibido. Necesitamos al menos la luz de una velita para ir al sótano y empezar a inspeccionarlo, Así es como nos preparamos para salir de nuestro Egipto interior. Al revelar e inspeccionar el mal dentro de sí, la persona toma un paso adelante y sale del exilio del Mundo Superior

Material Relacionado:

La pared o la puerta al nuevo mundo

¡No te asustes, yo estoy contigo!

La recompensa espiritual siempre llega con un bono

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta