Cuando se enciende la luz en la sala del cine

roots_thumb[1]Para ver la verdadera realidad, no podemos imaginar otra cosa más que nuestro propio deseo. Desde nuestro nacimiento fuimos condicionados a ver una película que muestra todo como si estuviera fuera de nosotros. Pero todo existe dentro de nuestros deseos. Tenemos que pelear una guerra interna con nosotros mismos para convencernos de que todo sucede dentro del deseo. Sin embargo, esto no anula la realidad porque el deseo es la realidad.

Normalmente pensamos que el deseo es cuando sencillamente queremos algo. Pero el deseo lo es todo. La pared que se levanta en mi camino es también un deseo. Cuando tropiezo con ella, lo hacemos contra un deseo. Todo lo que sucede alrededor mío son los deseos o fuerzas, que se manifiestan de cierta forma en mi pantalla. Cuando miramos una foto en la pantalla de la computadora, no pensamos que se trata de objetos reales. Sabemos que la imagen la crea una fuerza eléctrica. Sin embargo, cuando miramos el mundo, no nos damos cuenta de esto porque no vemos la pantalla en la que se proyecta este mundo.

Pero, en la realidad todo lo que sucede es todavía más sencillo. Lo que vemos en una pantalla de computadora, parece estar ocurriendo fuera de nosotros, en la pantalla, y desde allí la imagen entra en nuestro ojo, es procesada, compara con lo almacenado en nuestra memoria y reconocido con la ayuda de los procesos electro químicos de nuestro cerebro. Sin embargo, cuando vemos el mundo, lo vemos dentro de nosotros mismos, en nuestro cerebro. Allí es donde vemos una proyección de este mundo, que aparece como si estuviera fuera de nosotros. En realidad, también está proyectada en una pantalla, en donde las fuerzas eléctricas están creando una imagen. Entretanto, pensamos que esta imagen se localiza fuera de nosotros.

Si nos acercamos a esta percepción auténtica con la ayuda de El Zóhar, entonces veremos un mundo de fuerzas y cualidades frente a nosotros. Estas fuerzas y cualidades son operadas por una Fuerza General, el Creador. Al alcanzar esta visión y comprensión, revelaremos al Creador, que es nuestro deseo más grande. Esta revelación ocurre dentro de nuestro deseo, dependiendo de su equivalencia de forma con el Creador. Todo el Zóhar está dirigido solamente a revelar la percepción correcta de la realidad.

(Extracto de la lección sobre El Libro del Zóhar, correspondiente al 21 de diciembre 2009)

Material Relacionado:

El mundo es la percepción dentro de nuestros deseos

A través de el zóhar avanzamos hacia la línea del infinito

Descubrir al ser humano dentro de ti

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: