El arco iris dentro de mí

laitman_2009-05-xx_ny_4848El Zóhar, (todo lo que leo en este libro debo buscarlo dentro de mí): Y el Creador (la fuerza general de otorgamiento, en la medida que puedo imaginarla), le dijo a Noé (mi deseo interior de volverme como el Creador): “He puesto Mi arco iris en la nubes”. “He puesto”, alude a que la puso incluso antes, porque el arco iris es una “piedra angular”. Y la piedra angular fue colocada en su lugar antes de la creación del mundo, pues el mundo se fundó en ella y por lo tanto está escrito: “He puesto”, en tiempo pasado

Está escrito: “En el firmamento”. De lo que existe en el firmamento está escrito: “Y escucharé el sonido que hacen sus alas”. Estos son los cuatro más grandes y altos animales sagrados sobre los que reposa el firmamento. Sus alas se conectan, ocultando sus troncos. El firmamento es la frontera de la segunda restricción, llamada Parsa. Está sobre los cuatro grandes animales, Jesed, Gevura, Tiferet, y Maljut.

Dentro de nosotros existen fuerzas que se llaman Jesed, Gevura, Tiferet, y Maljut, o cuatro animales en el nivel animado. Está el “firmamento”, que separa estas fuerzas de otras fuerzas. Pero son solamente eso: fuerzas.

Todo lo que sentimos ahora lo dibujan para nosotros estas cuatro fuerzas en nuestra pantalla interior. Nuestra meta es trasladarnos de las imágenes externas en la pantalla a las fuerzas mismas. Entonces seremos capaces de alcanzar la raíz de nuestra realidad, empezar a cambiarla y llegar a la Fuente.

El mundo espiritual es un mundo de fuerzas. Es solamente cuando existimos en el mundo corporal que imaginamos estas fuerzas como imágenes corporales. Sin embargo, al final la realidad total imaginada se disipa en la nada.

(Extracto de la lección sobre, El Libro del Zóhar correspondiente al 09 de diciembre 2009)

Material Relacionado:

Separar los deseos

Estabamos como en un sueño

Uno a uno con el creador

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: